LO BUENO ES ENEMIGO DE LO MEJOR

Es un hecho conocido que en las Olimpíadas del año 2012, el velocista jamaicano Usain Bolt ganó la medalla de oro en los 100 metros planos y estableció un nuevo récord mundial.

¿Pero sabes quién llegó en cuarto lugar, sin medalla? Tyson Gay… ¡a sólo 17 centésimas de segundo detrás de Bolt!

¡Piénsenlo! La diferencia entre medalla de oro y no medalla fue tan solo 0.17 segundos! ¡Eso es más o menos el tiempo que demora uno en pestañear! ¿Puedes imaginar estar a solo un parpadeo de una medalla olímpica? Como decimos en buen panameño: ¡El que parpadea pierde! ¡Cosas pequeñas pueden hacer una enorme diferencia!

copypasteimage LO BUENO ES ENEMIGO DE LO MEJOR

En su libro “Good to Great” (De Bueno a Grandioso”, Jim Collins señala que “lo bueno es enemigo de lo mejor”. En otras palabras, cuando somos bueno en algo, podemos sentirnos tan satisfechos con “lo bueno” que carecemos de la motivación para trabajar más duro para alcanzar “lo mejor”.

Nunca debemos darnos el lujo de sentirnos conformes con lo bueno. Siempre hay espacio para mejorar. Necesitamos estar constantemente aprendiendo, creciendo y mejorando para elevar el tope de nuestra capacidad y efectividad. Nunca te conformes con lo “bueno” si puedes aspirar por lo mejor. ¡Vé por la de oro! El apóstol Pablo exhorta:

¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 1Corintios 9:24-25

Dios te ha llamado y colocado intencionalmente donde estás. Cuando “vas por la de oro” no se trata de ti, sino de Él. Su llamamiento y propósito en tu vida valen lo “mejor” de ti hoy y mañana. Lo bueno es bueno, pero no lo mejor. Si estás comprometido con el crecimiento, jamás estarás satisfecho con lo bueno de hoy, sabiendo que lo puedes hacer aún mejor mañana. Siempre podrás alcanzar un nuevo nivel de “mejor” si sigues creciendo. No te conformes con nada menos que la de oro.

Tu carácter va a requerir disciplina diaria para no solo estar en lo óptimo sino seguir empujando para lograr aún más. No es lo qué haces en un día lo que hará la gran diferencia, sino lo que haces diariamente… día tras día. Eso es lo que vale.

Esto es especialmente cierto si estás en una posición de liderazgo e influencia. Antes de liderar a otros debemos liderarnos a nosotros mismos. ¡He descubierto que la persona más difícil de liderar soy yo mismo! Mis disciplinas diarias son cruciales para mantenerme encarrilado y correr de una manera agradable a Dios. Mi crecimiento personal es crucial para poder ayudar a otros. No puedo dar lo que no tengo.

Determina crecer hoy construyendo sobre lo que aprendiste ayer. Tu día ha comenzado y Dios merece que le des absolutamente lo mejor. Así que… en sus marcas… listos… ¡Vé por la de oro!

¡Bendiciones!

Adaptado de Good isn’t Great por Dave McAuley

Una palabra sobre el “Estrés”

“Siempre me acuerdo del anciano que en su lecho de muerte dijo que había tenido muchas dificultades en su vida, ¡la mayoría de las cuales nunca sucedieron!” — Winston Churchill

El afán (o su equivalente moderno, el estrés) drena. Estresarse, es como pedir dinero prestado antes de necesitarlo. En esencia, estás creando una deuda emocional por algo que puede o no suceder. Lo peor es que el estrés cobra intereses altísimos en forma de distracciones y temor que eventualmente drenarán tu cuenta bancaria emocional.

¿Por qué afanarse? En nuestra humanidad tenemos debilidades que permiten que las circunstancias de esta vida nos distraigan de simplemente confiar en Dios.

Esto es lo que Jesus tenía que decir sobre el afán:

img_4614 Una palabra sobre el “Estrés”

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:25-33

El afán es una debilidad y debemos usar nuestra fe para que se vuelva más fuerte que nuestro estrés. ¡El afán es un desperdicio enorme de energía! ¿Por qué no usar esa misma energía para fortalecer tu fe? Comienza quitando tu enfoque de aquello que temes que suceda y adopta una actitud de gratitud por las bendiciones que has recibido.

El afán es el resultado de vivir con una perspectiva de temor en vez de una perspectiva de fe. Tu fe en Dios y tu confianza en su amor por ti te ayudarán a sobreponerte al temor y ganar la victoria sobre el afán y el estrés. ¡No tienes que pedir prestado al estrés cuando tienes una cuenta de fe con Dios!

Enfócate en las bendiciones en tu vida. No permitas que las circunstancias de la vida te afanen. Tienes un Padre celestial que tiene un plan y un propósito de valor eterno para tu vida. Invierte tu energía fortaleciendo tu fe hoy al sobreponerte al afán, el estrés y la preocupación aprendiendo a confiar en Dios.

Traducido de “A Word about Worry”, por Dave McAuley, Summit Life Today, Summit Leadership Foundation.

La Paradoja de Stockdale

Una Ilustración Moderna de Fortaleza Interior

En mi blog anterior escribí sobre el concepto de Fortaleza Interior. En éste quiero ilustrarlo.

En el clásico libro de negocios "Good to Great" (De Bueno a Grandioso), Jim Collins introduce la frase la "Paradoja de Stockdale". Se refiere al Almirante Jim Stockdale quien fue el oficial norteamericano de más alto rango hecho prisionero durante la Guerra de Vietnam. Luego que su avión fuera derribado, fue capturado y torturado más de veinte veces a lo largo de ocho años de encarcelamiento de 1965 a 1973. Fue uno de los principales organizadores de la resistencia de los prisioneros.

Collins dice que tuvo el privilegio de entrevistar a Stockdale en el año 2001 para preguntarle sobre la estrategia que usó para sobrevivir esos terribles años. En preparación, leyó el libro "In Love and War" ("En Amor y Guerra"), que Stockdale escribió con su esposa, en donde, en capítulos alternos, hacen una crónica de sus experiencias durante esos ocho años.

"A leer el libro", cuenta Collins, "me sentía cada vez más deprimido. Todo se veía tan desolador —la incertidumbre de su destino, la brutalidad de sus captores, y así sucesivamente. Entonces me di cuenta: … Me estoy deprimiendo leyendo esto, ¡a pesar de que sé el final de la historia! …¿Cómo pudo él lidiar con eso cuando estaba en medio de ello y sin saber el final de la historia?

"Nunca perdí la fe en el final de la historia", dijo Stockdale, cuando le pregunté. "Nunca dudé de que no solo saldría, sino que también prevalecería al final y convertiría la experiencia en el momento definitorio de mi vida, que, al mirar atrás, no cambiaría por nada".

"Luego, le pregunté, ¿quienes no lo lograron?"

"Oh, eso es fácil," dijo. "Los optimistas. Eran los que decían, 'Vamos a salir para Navidad', y la Navidad venía y se iba. Entonces decían, 'Vamos a salir para Semana Santa', y la Semana Santa venía y se iba. Y luego el día de Acción de Gracias, y entonces Navidad otra vez. Y morían del corazón roto".

Entonces Stockdale añadió: "Esta es una lección muy importante: Nunca debes confundir la fe de que al final vas a salir adelante —cosa que nunca te puedes dar el lujo de perder— con la disciplina de confrontar la más cruda y brutal realidad presente, cualquiera que sea".

Esta dualidad es lo que Collins acuñó "La Paradoja de Stockdale": Mantener la fe de que al final vencerás a pesar de las dificultades y a la vez enfrentar la cruda realidad de tu situación cualquiera que sea.

img_4403 La Paradoja de Stockdale

Stockdale halló su inspiración en las enseñanzas del filósofo estoico Epícteto. ¡Cuánto más nosotros podemos hallar nuestra fortaleza en Aquel que prometió:

"Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo". Juan 16:33

Quizás, como yo, estás atravesando un momento difícil. Te aliento a aferrarte a esta hermosa promesa y aplicar la Paradoja de Stockdale. ¡Cuando salgas al otro lado estarás contento de haber perseverado!

¡Bendiciones!

Fortaleza Interior

Como desarrollar las cualidades que te hacen realmente fuerte

La fortaleza física puede ser impresionante. ¿Alguna vez has visto una de esas competencias donde hombres enormes levantan carros, jalan buses y tiran barriles enormes sobre un muro? Su fortaleza física es sorprendente. Sin embargo, aunque impresionados, la mayoría de nosotros no estamos interesados en hacer lo que ellos hacen.
img_4401 Fortaleza Interior
Es muy diferente con la "fortaleza interior". Personas con fortaleza interior no solo son admirados por otros, sino que también poseen un atributo que la mayoría de las personas también desean poseer.

Dos mujeres con esta increíble fortaleza interior fueron Noemí y Ruth.

"… hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión… Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí. Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos, los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años. Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido. Y Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la casa de su madre… Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios". Rut 1:1-16

A veces en la vida las cosas parecen ir de mal en peor. Problemas y luto se agravan y las dificultades de la vida se vuelven abrumadoras. Aquí es donde se demuestra la fortaleza interior. La fortaleza interior viene de la combinación de enfrentar la cruda realidad sin perder la esperanza.

Personas con fortaleza interior también tienen una fuerte influencia sobre otros. Rut en su dolor y luto estaba atraída a la fortaleza interior de Noemí. Ruth halló fortaleza para seguir al estar con Noemí. Personas con fortaleza interior fortalecen a otros.

Una actitud positiva es esencial para tener fortaleza interior. Sin embargo, un optimismo hueco que falla en ver la dolorosa y difícil realidad de la vida será más bien como un destello de esperanza que pronto se desvanece.

Obtener fortaleza interior es cómo comenzar una fogata con leña mojada. Nunca es fácil. Tienes que lidiar con los retos y mantener la determinación de vencer. Sin embargo, una vez que la hoguera se enciende, no solo las dificultades comenzarán a desvanecerse, sino que también otros serán calentados por tu fuego.

Como líderes cristianos, tenemos la oportunidad de demostrar fortaleza interna viviendo nuestra fe a través de los momentos difíciles. Recuerda, nunca es fácil y no debes tratar de hacer el viaje solo. Al igual que el ejercicio físico, debes ejercitar tu fortaleza interior para prepararte para los retos de la vida que vendrán.

Sé disciplinado en desarrollar tu fortaleza interior a través de los retos que enfrentarás hoy. Al hacerlo, obtendrás una fortaleza mayor para sobreponerte a los retos que enfrentarás mañana. Nunca pierdas la esperanza.

¡Bendiciones!

Wesley
Liderando para dejar un legado de valor eterno.

Traducido de Inner Strength por Dave McAuley

Como crear hábitos que te ayuden a alcanzar tus objetivos

“Nunca cambiarás tu vida hasta que cambies algo qué haces diariamente. El secreto de tu éxito está en tu rutina diaria”. ~John C. Maxwell

En nuestra reciente encuesta muchos manifestaron que estaban luchando con problemas como manejo de dinero, manejo del tiempo, peso, ira y vicios, entre otros. Todos estos desafíos tienen un denominador común: que para lograr cambios y soluciones permanentes, requieren nuevos hábitos.

He escrito antes sobre cómo y por qué es vital para el éxito desarrollar buenos hábitos. Por eso, en este escrito quiero presentar una plantilla sencilla que uso para crear nuevos hábitos. Ha sido realmente efectivo para ayudarme a crear y mantener buenos hábitos.

Puedes descargarla gratis aquí. Incluye un instructivo sencillo sobre cómo usarlo.

Te invito a probarlo con algún nuevo hábito que estás tratando de implementar relativo a los problemas que estás tratando de resolver. ¡Hazme llegar tus comentarios!

¡Bendiciones!