3ra Característica de la Obra que Dios Respalda

“Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero…Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.” Gen. 39:2-3

¿No quisieras saber tener la seguridad de que cuentas con el incuestionable respaldo de Dios en todo lo que haces? ¿Qué diferencia haría en tu vida? ¿Tu ministerio? ¿Tu hogar? ¿Es posible tener esa clase de seguridad? La respuesta es sí.

En nuestro primer escrito comenzamos este interesante estudio sobre las características de la obra que Dios respalda basado el libro “Sentado, Andando, Firmes” escrito por el pastor y evangelista chino Watchman Nee. Vimos que la primera característica o requisito es una verdadera revelación a nuestros corazones del propósito eterno de Dios. En el siguiente escrito aprendimos que el segundo requisito es que toda obra efectiva en el propósito divino tiene que ser concebido por Dios. En este escrito continuamos con el tercero:

“En tercer lugar, toda obra para ser efectiva debe depender continuamente solo del poder de Dios. ¿Qué es poder? A menudo usamos esa palabra a la ligera. Decimos de alguien, ‘Es un orador poderoso,’ pero tenemos que hacernos la pregunta: ¿Qué poder está usando? ¿Es poder espiritual o natural? Hoy día se le da mucha cabida al poder natural en el servicio de Dios. Tenemos que aprender que, aún cuando Dios sea el que ha iniciado una obra, si tratamos de ejecutarlo en nuestras propias fuerzas Dios nunca se comprometerá a respaldarlo.
“Me preguntas qué quieres decir con poder natural. En palabras muy sencillas, es lo que podemos hacer sin la ayuda de Dios. Le damos a un hombre la tarea de organizar algo, por ejemplo, una campaña evangelística o alguna otra actividad cristiana porque naturalmente es un buen organizador. Pero si es así, ¿qué tan duro va a orar? Si está acostumbrado a depender de sus dones naturales, puede que no sienta necesidad de clamar a Dios. El problema con todos nosotros es que hay muchas cosas que podemos hacer sin depender de Dios. Tenemos que llegar al punto en que, por muy dotados que seamos naturalmente, no nos atrevemos a movernos, excepto por dependencia consciente y continúa en Dios.

Esteban describió a Moisés, luego de su educación egipcia, como un hombre ‘ poderoso en sus palabras y obras’. Sin embargo, después que Dios lidió con él, Moisés tuvo que decir, ‘¡Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.’ Cuando un orador innato llega al punto de decir ‘no puedo hablar’, entonces ha aprendido una lección fundamental y está en el camino correcto a ser realmente útil para Dios…
En la obra de Dios hoy las cosas han sido constituidas de método que no tenemos que depender de Dios. Pero el veredicto de Dios sobre tales obras es inflexible: ‘Separados de mí nada podéis hacer’. Toda obra que el hombre puede hacer sin Dios es madera, heno y hojarasca y la prueba de fuego así lo hará evidente. Porque la obra divina solo puede hacer con poder divino, y ese poder puede hallarse solo en el Señor Jesús. Este poder está a nuestra disposición en Él al otro lado de la cruz, el de la resurrección. Es decir, cuando llegamos al punto de poder clamar honestamente: ‘No puedo hablar ,’ descubrimos que Dios está hablando. Cuando llegamos al final de nuestras obras, Su obra comienza…

Dios nunca nos pide que hagamos nada que nosotros mismos podemos hacer. El nos pide vivir una vida que jamás podemos vivir y hacer una obra que jamás podemos hacer. Sin embargo, por su gracia lo estamos viviendo y haciendo. La vida que vivimos es la vida de Cristo en el poder de Dios y la obra que hacemos es la obra de Cristo llevado a cabo a través de nosotros por su Espíritu a quien obedecemos. El yo es el único obstáculo a esa vida y obra. Que cada uno de nosotros pueda orar de corazón: “¡Oh Señor, lidia conmigo!

¡Tremendo, ¿verdad?! En mi próximo escrito continuaré con la cuarta y última característica. Por mientras, oremos: “¡Oh Señor, lidia conmigo!”
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: