2da Característica de la Obra que Dios Respalda

 “Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero…Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.” Gen. 39:2-3

Imagina que pudieras tener la absoluta certeza de que Dios respalda todo lo que haces. ¿Qué diferencia haría en tu vida? ¿Tu ministerio? ¿Tu hogar? ¿Es posible tener esa clase de seguridad? La respuesta es sí.
En nuestro último escrito comenzamos este interesante estudio sobre las características de la obra que Dios respalda basado el libro “Sentado, Andando, Firmes escrito por el pastor y evangelista chino Watchman Nee. En este escrito continuamos con el segundo requisito:

“En segundo lugar, toda obra efectiva en el propósito divino tiene que ser concebido por Dios. Si nosotros planeamos una obra y luego le pedimos a Dios que lo bendiga, no tenemos derecho a esperar que él lo respalde. El nombre de Dios jamás puede ser un ‘sello de goma’ para autorizar una obra que nosotros mismos hemos concebido. Puede haber bendición sobre tal obra, pero será parcial y no completa. Allí no puede haber ‘…en Su nombre’, sino, tristemente, ¡sólo nuestro nombre!
‘”No puede el Hijo hacer nada por sí mismo‘. ¡Cuán a menudo encontramos en el libro de los Hechos las prohibiciones del Espíritu Santo! En Hechos 16 leemos como a Pablo y los que lo acompañaban ‘les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia.

Y de nuevo: ‘pero el Espíritu no se lo permitió.’ Aún así, este libro es el libro de los hechos del Espíritu Santo, no de lo que no hizo. Demasiadas veces pensamos que lo importante es lo que se hace. Tenemos que aprender la lección de no hacer —de mantenernos quietos para Él. Tenemos que aprender que si Dios no se mueve, no nos atrevemos a tomar un paso. Cuando hallamos aprendido esto, entonces Él podrá enviarnos confiadamente a hablar en nombre de él.
“Debo, por tanto, tener un conocimiento de la voluntad de Dios en mi esfera particular de trabajo. Mi obra debe comenzar solo a partir de esa seguridad. El principio duradero de toda verdadera obra cristiana es: ‘En el principio Dios…'”

¡WOW! Desafiante, ¿verdad? ¡Me declaro culpable! ¡Cuántas veces he pedido a Dios que bendiga el esfuerzo de mis manos sin preguntar si realmente nuestra obra es Él!
En mi próximo escrito continuaré con las otras características. Por mientras, permíteme preguntarte: ¿tus planes se iniciaron en el corazón de Dios o en el tuyo? ¿Cómo lo sabes?

¡Bendiciones!

Las Características de la Obra que Dios Respalda

“Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero…Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.” Gen. 39:2-3

Imagina que pudieras tener la absoluta certeza de que Dios respalda tu vida y todo lo que haces así como lo hizo con José. ¿Qué diferencia haría? ¡Mucha! ¿verdad? Pero, ¿es posible tener esa clase de seguridad? La respuesta es, sí. ¡Absolutamente!
Para sustentarlo quiero referirme a un libro que ha impactado mi vida y que considero todo cristiano debe tener en su

img_3659 Las Características de la Obra que Dios Respalda biblioteca: “Sentado, Andando, Firmes” escrito por el pastor y evangelista chino Watchman Nee (1903-1972). Es un libro corto pero profundo. En esencia un estudio bíblico del libro de Efesios que destaca los privilegios y deberes de nuestra posición en Cristo Jesús.
En la parte final del libro, Nee describe, con meridiana precisión, las cuatro características de la obra que Dios respalda. En este escrito exploraremos el primero. A continuación, las palabras de Nee:

“¿Tenemos tal comunión con el Señor que él nos respalda en lo que hacemos? A menudo nos encontraremos en situaciones en que sólo las promesas de Dios nos sustentan. La pregunta es, ¿nos respaldará? ¿Puede Él respaldarnos?
Permíteme delinear las cuatro características esenciales de una obra que Dios respalda completamente. El primer requisito vital es una verdadera revelación a nuestros corazones del propósito eterno de Dios. Esto es indispensable. Si estoy trabajando en la construcción de un edificio, necesito saber si el objetivo es construir un garaje o un hangar para un avión o un palacio. Aunque sea como mano de obra no calificada, necesito ver el diseño o no podré ser un trabajador inteligente.
Hoy día, la mayoría de los cristianos asumen que toda obra evangelística es la obra de Dios. Pero el evangelismo nunca puede ser algo aislado. Tiene que integrarse al plan completo de Dios, pues es, de hecho, un medio para un fin. El fin es la preeminencia del Hijo de Dios, y el evangelismo es traer a los hijos entre los cuales él será preeminente.
En los días de Pablo cada creyente tenía una relación específica con el propósito eterno de Dios (véase Efesios 4:11-16). Eso no debería ser menos cierto hoy… Es un asunto de identificar mi propósito con el propósito eterno de Dios. Toda obra cristiana que no se alinea de esa manera es fragmentaria, aislada y eventualmente conducirá a nada.
Tenemos que buscar de Dios una revelación a nuestros corazones por el Espíritu Santo del “designio de su voluntad” (Efesios 1:9-12) y luego preguntarnos “la obra que estoy haciendo se alinea con eso” ? Una vez definido eso, todas las dudas menores en asuntos de guianza diaria se resolverán solos.”

Interesante, ¿verdad? En mi próximo escrito continuaré con las otras características. Por mientras, permíteme preguntarte: ¿Cómo se alinea tu vida y tu obra con lo que Dios esta haciendo?
¡Bendiciones!

COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (3ra parte)

 img_3585-2 COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (3ra parte) 

¿Alguna vez te ha tocado lidiar, corregir or confrontar a alguien malo? ¿Alguien que te persigue y quiere hacerte daño? ¿Cuál es la mejor estrategia para lidiar con este este tipo situaciones?  
En nuestros escritos anteriores vimos cómo lidiar con personas “sabias“, aquellos que están abiertos a tus críticas constructivas, y las que son “necias“, los que rechazan la corrección pero son corregibles con un castigo aplicado con firmeza en amor.   
Pero, hay personas que, desafortunadamente, a pesar de todas las advertencias y castigos y firmeza y amor, no sólo persisten en su mala actitud sino que buscan hacer mal a la persona o la organización que trata de corregirlo. ¿Qué hacer entonces?
EL MALO

El rebelde no busca sino el mal…” Pr. 17:11
¿Cómo reacciona el “malo” al ser confrontado con la verdad? No sólo no la escucha, ¡PELÉA y ATACA! Busca venganza. Persigue al mensajero. Deliberadamente lo acosa para hacerle daño. Promueve chismes, calumnias y pleitos. “El hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta a los mejores amigos. El hombre malo lisonjea a su prójimo, y le hace andar por camino no bueno. Cierra sus ojos para pensar perversidades; Mueve sus labios, efectúa el mal“. Pr. 16:28-30. 
¿Cómo es el futuro con el malo? En una sola palabra: Destrucción. Su fin es destruir al mensajero y a la organización que representa.  
¿Cuál es la mejor estrategia para lidiar con el malo? No más hablar, no más ayuda, ¡protégete! “El avisado ve el mal y se esconde” . Pr. 27:12
A veces será necesario dedicar recursos económicos para limitar o impedir el contacto con esa persona, contratar los servicios de un abogado, o recurrir a la protección de las autoridades. “El rebelde no busca sino el mal, y mensajero cruel será enviado contra él“. Pr. 17:11.
En la tabla a continuación he resumido lo que hemos estudiado de los tres tipos de conductas. Si desea una versión electrónica más fácil de imprimir puede descargarla aquí: EL SABIO, EL NECIO Y EL MALO. 
 img_3585-2 COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (3ra parte) Recuerde que es crucial tener siempre presente que, en este contexto, “sabio“, “necio” y “maloNO SON PERSONAS, sino ACTITUDES o CONDUCTAS que un momento dado todos podemos adoptar frente a un determinado tema o asunto.
Utilice esta información al lidiar con las personas con las cuales trabajas, ya sea como subalternos o como colegas. Aprende a reconocerlos y ajustar tu estrategia para lidiar con ellos.
Es igualmente importante mirar las áreas en nuestras propias vidas en donde nosotros mismos hemos actuado de manera sabia, necia o mala. ¿Has visto evidencias de estas conductas en tus reacciones al ser corregido?
¡Bendiciones!

COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (2da parte)

“Justificarse es un proceso de no percibir la realidad sino de intentar ajustarla a nuestras emociones” ― Ayn Rand

img_3585-1 COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (2da parte)

¿Alguna vez te ha tocado corregir or confrontar a alguien que está a la defensiva? ¿Cómo te fue? Probablemente no muy bien. ¿Cuál es la mejor estrategia para lidiar con este este tipo situaciones?
En nuestro escrito anterior vimos cómo lidiar con personas “sabias“, aquellas que están abiertos a tus críticas constructivas y retroalimentación. Pero, desafortunadamente, no todas las personas mantienen esa actitud en todas las situaciones. A veces pueden actuar, o más bien podemos actuar (me incluyo), como necios. ¿Qué actitudes caracterizan al “necio“?

EL NECIO

“El camino del necio es derecho en su opinión.”

Pr. 12:15

¿Cómo reacciona el “necio” al ser confrontado con la verdad? ¡La rechaza! “El necio menosprecia el consejo…” Pr. 15:5. En marcado contraste con el sabio, el necio no escucha, ni acepta la verdad, ni acepta su error. Más bien lo niega, minimiza, excusa, justifica, culpa a otros, etc. Por lo tanto, no ve ninguna necesidad de cambiar sino más bien espera que la realidad se ajuste a su situación. “En su propia opinión el perezoso es más sabio que siete que sepan aconsejar“. Pr. 26:16.
¿Qué del infortunado mensajero? ¡Lo rechaza! Se enoja. Acusa. La relación se hace más tensa. “El que corrige al escarnecedor, se acarrea afrenta; El que reprende al impío, se atrae mancha. No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca…” Pr. 9:7-8.
¿El futuro? Más de lo mismo. Si no hay problema, ¿por qué cambiar?, piensa el necio. “Como perro que vuelve a su vómito, así es el necio que repite su necedad“. Pr. 26:11
Entonces, ¿cuál es la mejor estrategia para lidiar con el necio?

1. ¡Deja de regañar! Tus críticas constructivas, aunque bien intencionadas, no funcionan porque caen en oídos sordos. “No hables a oídos del necio, porque menospreciará la prudencia de tus razones“. Pr. 23:9.
2. ¡No te rebajes a su nivel!  

“Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él. Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión“. Pr. 26:4-5.

3. ¡ACTÚA! Si tienes autoridad sobre él o ella aplica castigos o déjelo sufrir las consecuencias de su necedad. Si no tienes autoridad, entonces protégete y aplica límites para que no seas afectado por las consecuencias de su imprudencia.
El látigo para el caballo, el cabestro para el asno, y la vara para la espalda del necio“. Pr. 26:3
El perezoso no ara a causa del invierno; Pedirá, pues, en la siega, y no hallará“. Pr. 20:4

Recuerda: ¡Hay esperanza si tomas en cuenta que hay una diferencia entre herir y lastimar! La diferencia está en la intención. Al aplicar el castigo con firmeza pero con amor hay la posibilidad de que el necio reaccione favorablemente.
Fieles son las heridas del que ama…” Pr. 27:6.
La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él. Pr. 22:15
¿Qué de ti? ¿Tienes en tu equipo a algún “necio“? ¿Lo amas lo suficiente para “herirlo“? Por otro lado, algunas vez has actuado “neciamente” creyendo que tienes todas las respuestas? Lo más “sabio” que puedes hacer es reconocerlo y, con la ayuda de Dios corregir el rumbo! ¡Él quiere ayudarte!
¡Bendiciones!

COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (1ra parte)

 img_3585 COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (1ra parte)


Por Wesley Jones  con ideas de Dr. Henry Cloud en Wise, Fools and Evil
¿Alguna vez te ha tocado como líder la difícil tarea de confontar la mala actitud de un subalterno? ¿O te ha tocado estar en el lado receptor del careo? En ninguno de los casos no es fácil, ¿verdad? Por lo general tendemos a evitar estas situaciones a toda costa. Pero a veces es inevitable. ¿No sería de gran ayuda un “manual de instrucciones” para lidiar esas situaciones?

 

El libro de Proverbios ciertamente es un libro de sabiduría. Nos da luz sobre cómo manejar con éxito todo tipo de situaciones: dinero, matrimonio, hijos, amigos, trabajo, etc. También tiene mucho que decirnos sobre cómo enfrentar situaciones en donde tenemos que confrontar la conducta de otros. Las reacciones de los confrontados pueden resumirse básicamente en tres actitudes que llamaremos el “sabio“, el “necio” y el “malo“.
Es crucial tener presente que en este contexto, “sabio”, “necio” y “malo” NO SON PERSONAS, SINO ACTITUDES O CONDUCTAS que un momento dado todos podemos adoptar frente a un determinado tema o asunto.  Así, una persona puede conducirse “sabiamente” en un asunto y la misma persona puede adoptar una actitud  “necia” o aun “mala” hacia otro tema (porque, por ejemplo, cree que ya tiene las respuestas).
Hace algunos años atrás, vi un interesante vídeo del Dr. Henry Cloud sobre este tema, y aunque no citó escritura alguna, inmediatamente reconocí lo bíblico del contenido.

Él decía que podemos identificar al sabio, al necio y al malo por la forma en que reacciona a los siguientes aspectos: la verdad, la realidad, el mensajero y el futuro.
Vamos a usar estos ejes temáticos para analiza cada uno de los tres tipos de reacciones a la luz de las Escrituras, particularmente Proverbios, y luego definir la mejor estrategia para lidiar con cada uno. En este escrito estudiaremos las características del “sabio” y en otros, las otras dos.

EL SABIO

“… El que obedece al consejo es sabio”.  Pr. 12:15

¿Cómo reacciona el sabio al ser confrontado con la verdad? La escucha y recibe; de hecho, la busca. “… el oído de los sabios busca la ciencia.” Pr. 18:15. No sólo escucha la corrección sino que la acepta haciendo los ajustes necesarios. “La necedad es alegría al falto de entendimiento; mas el hombre entendido endereza sus pasos“. Pr. 15:21. Es decir, el sabio no trata de ajustar la realidad a su situación, sino más bien, su situación a la realidad.
Por eso, su actitud hacia el mensajero que trajo la corrección es positiva. Lo aprecia y agradece. “Corrige al sabio, y te amará“. Pr. 9:8. En consecuencia, la relación entre ambos se fortalece.
¿Qué se puede esperar del sabio en el futuro? ¡Lo mejor! “De sus caminos será hastiado el necio de corazón; Pero el hombre de bien estará contento del suyo“. Pr. 14:14.
Entonces, ¿cuál es la mejor estrategia para lidiar con él? Primero, ¡continúa dándole consejos y retroalimentación! ¡Funciona! “La reprensión aprovecha al entendido“. Pr. 17:10. ¿Por qué? ¡Porque sí escucha!
Segundo, invierte en él. Los recursos en términos de tiempo, dinero y esfuerzo, entrenamiento, etc, son una excelente inversión que pagará jugosos dividendos. “Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber“. Pr. 9:9.
Pero recuerda: ¡No todas las personas son sabias! Nuestra tendencia es creer que todos actúan y piensan como nosotros. La cruda realidad es que no es así, como veremos al estudiar al necio y al malo.
¿Qué hay de ti? ¿Tienes en tu equipo a alguien “sabio“? ¿Lo valoras? Por otro lado, ¿cómo actúas cuándo te toca estar del lado receptor de la corrección? ¿Eres “sabio“?
¡Bendiciones!

COMO MANTENERSE SEXUALMENTE PURO EN UN MUNDO SEXUALMENTE IMPURO.

“La hermosura del sexo es algo que aceptamos por fe hasta que lo experimentamos.  Y es esa fe y esperanza lo que hacen que la espera valga la pena”.   ~ Jessica Harris

En el año 2009 yo estaba en Jamaica dando una presentación a un grupo de más de 150 de jóvenes sobre el tema “Como Mantenerse Sexualmente Puro en un Mundo Sexualmente Impuro”.
Comencé con una encuesta. La primera pregunta era: “Cierto o falso: la gran mayoría de los adolescentes está teniendo sexo.” Todos, sin excepción, contestaron: ¡Cierto! Pero para su sorpresa les dije: ¡Falso! NO ES CIERTO que la gran mayoría de los adolescentes está teniendo sexo. ¡De hecho, ni siquiera la mayoría! Una fuente del gobierno de los Estados Unidos ha declarado que: “¡El 53% de los estudiantes de secundaria no han tenido relaciones sexuales!” (4parents.gov).
Por supuesto, eso desató una gran polémica. Me dijeron: ¡Eso será allá en Estados Unidos o en Panamá, pero aquí la realidad es otra! Mi respuesta fue: los número exactos varían de país a país, pero el hecho se mantiene: no son la gran mayoría.
Sin duda, tienes tu propia opinión y la respeto, pero la pregunta no es si todo el mundo lo está haciendo. La pregunta es si tú y yo seremos diferentes.  
Para ilustrarlo, quiero hacer referencia a una historia que sucedió hace más de 25 siglos pero que es tan relevante como el periódico de hoy. En el año 588 antes de Cristo, Jerusalén estaba en ruinas, destruido por un hombre que sabía exactamente como conquistar a una cultura: no con armas ni con dominación sino cambiando la mentalidad de la siguiente generación. Así, el rey Nabucodonosor tomó a los mejores jóvenes de Israel, entre ellos a Daniel y a sus amigos.
Daniel 1:4 dice que tenían que ser “muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.”
Se les estaba endoctrinando con la filosofía, literatura y lengua, o sea la cultura de los babilonios, a fin de cambiar su manera de pensar y así destruir la cultura hebrea a través de las mentes de la próxima generación. “Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey“. Daniel 1:5
Nabucodonosor fue muy astuto.  A fin de quebrar su resistencia al programa, en lugar del látigo, trató de suavizarlos acostumbrándolos a los lujos del palacio. ¡Qué dilema para estos muchachos! Rebelarse significaría la dura vida de esclavitud o aún la muerte. Estos jóvenes hebreos enfrentaban una disyuntiva. En esencia, la decisión era esta: ¿Voy a ser como los caldeos o como Dios quiere que sea, aunque tenga que pagar un precio?
Daniel, que no podía tener más de doce o trece años, tomó su decisión. El v.8 nos dice el camino que escogió:

Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse”.

img_3461 COMO MANTENERSE SEXUALMENTE PURO EN UN MUNDO SEXUALMENTE IMPURO.
¡Alguien ha dicho que no hay historias nuevas, sólo gente nueva que repite las mismas historias!  Al igual que en los tiempos antiguos, el dios de este siglo está tratando de dominar al mundo usando la misma estrategia: trabajar en las mentes de los futuros líderes. Y al igual que los muchachos hebreos, los jóvenes de hoy tienen que tomar la misma decisión: voy a ser como los “caldeos” (como todos los demás) o como Dios quiere, al precio que sea. Afortunadamente, al igual que Daniel, hay muchos jóvenes hoy que también han decidido no contaminarse.
Tú también puedes recurrir al mismo Dios que ayudó a Daniel. Así como él tomó su decisión y Dios le ayudó a ser distinto, Él te puede ayudar a ti, joven, a resplandecer en medio de un mundo en tinieblas. El primer paso es la determinación de ser diferente. ¿Serás como los “caldeos” o como Dios quiere?
img_3461 COMO MANTENERSE SEXUALMENTE PURO EN UN MUNDO SEXUALMENTE IMPURO. El propósito de este libro es ayudarte a tomar y mantener esa decisión de ser diferente.
(Este es un extracto de mi libro “Decisión No.2 – “¿Qué haré con mi Sexualidad?“. Puede obtener más información sobre el mismo haciendo “clic” aquí).
¡Bendiciones!

UN PEQUEÑO ACTO; UNA GRAN DIFERENCIA

Los UN PEQUEÑO ACTO; UNA GRAN DIFERENCIAEn 1963, un meteorólogo llamado Eduard Lorentz presentó en un congreso científico una hipótesis que fue llamada el Efecto Mariposa: “¡Una mariposa aleteando en las selvas del Brazil puede poner en movimiento ciertas moléculas de aire que a su vez pueden poner en movimiento otras moléculas de aire, que eventualmente pudieran causar un huracán en Texas!” Su idea fue ridiculizado y rechazado. ¡¿Qué?! ¿¡Una mariposa en Brazil causar un huracán en Texas!? ¡Literalmente lo sacaron del congreso a carcajadas! Sin embargo, 30 años después, la ciencia demostró que la teoría no sólo era correcta, sino tan consistente que la elevaron a categoría de ley y la llamaron la Ley de la Dependencia Sensible a las condiciones iniciales. El concepto es este: ¡Una pequeña diferencia aquí, ahora, puede hacer una gran diferencia allá, después!
El efecto mariposa también funciona en las relacionas humanas. ¿Quién hubiera dicho que una “pequeña mariposa”, un desconocido joven hebreo llamado José, vendido como esclavo por sus propios hermanos, iba a causar un “huracán” de impacto positivo, no sólo para su propia familia sino para la nación de Egipto y la nación de Israel? José se lo explicó a sus hermanos de esta manera:

 img_3243 UN PEQUEÑO ACTO; UNA GRAN DIFERENCIA 

“Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo”. Génesis 50:20

Cuando estoy atravesando momentos difíciles, me alienta pensar en la actitud de José durante esos largos años de prueba. Él no disfrutó esos trece años entre esclavitud y prisión en Egipto. Como cualquier ser humano él anhelaba ser libre y volver a su casa en Canaan. Pero él nunca permitió que lo duro de sus circunstancias apagaran su espíritu y determinaran su actitud. En una excelente demostración del Principio de Samgar, proactivamente decidió hacer lo mejor que podía, con lo que tenía, donde estaba. En medio de sus tribulaciones, José mantuvo una actitud positiva motivado por la seguridad de que – de algún modo, a pesar de todo– Dios estaba con él. (Véase Génesis 39:2 y 21). 
Esa “mariposa” jamás pensó que su pequeño aleteo llegaría a causar un huracán de beneficios, no sólo para su familia, para Israel y para Egipto, ¡sino también para nosotros aún hoy!
¿Qué hay de ti? ¿Alguna vez has sentido qué no estás impactando la vida de otros y haciendo una diferencia en este mundo? ¡Yo también! Reconozco que demasiadas veces he “tirado los toalla” antes de tiempo porque sólo estaba pensando en el “aquí, ahora”, olvidando el “allá, después”. ¿Qué harías diferente si supieras que Dios quiere y puede usar tu “pequeño aleteo” para causar un “huracán” después? ¿Qué cambiaría en tu actitud hoy si supieras -sin lugar a dudas- que con ella muchas otras personas serán impactadas después para bien?
¡Bendiciones!
Este es un extracto de mi libro “Decisión No.2: “¿Qué haré con mi Sexualidad“. Puede obtener más información sobre el mismo haciendo “clic” aquí.