Cómo re-encarrilar tus Resoluciones de Año Nuevo

img_4773 Cómo re-encarrilar tus Resoluciones de Año Nuevo

En un escrito anterior explicamos que muchas metas se descarrilan simplemente porque nace mal. También explicamos que fijar metas y alcanzar metas son dos procesos muy distintos que requieren habilidades distintas. En ese escrito nuestro enfoque fue el proceso de fijar metas. En este, vamos a explorar el tema de alcanzarlos.

Una vez fijado tus metas hay cuatro cosas importantes que debes hacer para alcanzarlos:

  1. Mantenerlos a la vista constantemente. ¡Esto es crucial!Pon tus metas en un lugar visible donde te puedan recordar diariamente hacia donde te diriges. No hacerlo es uno de los errores más letales para el proceso de alcanzar metas. ¿Por qué? Porque desafortunadamente, vivimos en mundo con infinidad de distracciones. Sino tenemos nuestros objetivos a la vista pronto quedarán en el olvido, sepultados bajo toneladas de cosas secundarias que compiten por nuestra atención. “Fuera de vista, fuera de mente” es un refrán muy aplicable a las metas. Usa algún sistema de seguimiento que te ayude a mantener tus metas visibles. Puede ser una agenda de papel o una electrónica, o algo tan sencillo como un papel en la pared o en tu computadora. Lo importante es que sea algo que veas diariamente.

  2. Haz algo cada día. Diariamente haz algo que te va a acercar hacia tu meta. Sé consistente. No le des las sobras de tu tiempo y energía. Deliberadamente separa tiempo de calidad para dedicarte a esa meta aunque sea solo media hora. Te sorprenderás del poder del efecto cumulativo de las pequeñas cosas. Piénsalo: ¿cómo se construye un hormiguero? ¡Granito a granito! Comienza con las cosas más pequeñas y fáciles de hacer. Una vez que se ha roto la inercia descubrirás que es más fácil atacar las tareas más difíciles.

  3. ¡Aprende a decir No! A otros y a ti mismo. Puedes tener tu día perfectamente planeado pero si proteges tu tiempo y energía, otras personas menos organizadas descarrilarán tu día. Como dice mi amigo y colega Juan Carlos Flores: “Si no estableces límites terminarás esclavo de los que no tienen ninguno”. Puedes aprender más sobre aprender a decir No haciendo clic aquí: “Como decir No con una sonrisa“.

  4. Sé persistente. Si tu meta vale la pena, sin duda encontrarás escollos. En esos momentos puedes recurrir a tu plan de metas y repasar las razones por las cuales decidiste perseguir esta meta. Es precisamente en los momentos difíciles donde el crecimiento ocurre y donde el carácter se forma. Por eso, ¡no tires la toalla! ¡No te rindas! Busca la ayuda de otros. Ora; busca la ayuda de Dios. Recuerda: La recompensa está al final.

“No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos”. Gal. 6:9

Ahora, armado con lo que has aprendido, ¿te animas a re-encarrilar tus sueños? ¡Adelante!

Campamento 2018: “La Sandía y el Evangelio” ¡Misión Cumplida!

Acabamos de regresar del Campamento Juvenil 2018 en el Tigre de San Miguel, Distrito de Pacora.  Fueron cuatro días de trabajo con 50 personas entre niños, jóvenes y adultos que quisieron acompañar a sus hijos y nietos. Gracias a Dios, podemos decir, con muchísima satisfacción: ¡Misión Cumplida!

img_4770-1 Campamento 2018: “La Sandía y el Evangelio” ¡Misión Cumplida!

El tema del campamento fue “La Sandía y El Evangelio“, en donde usamos los colores representados en la sandía para presentar el mensaje del Evangelio:

  • Semilla negra: pecado
  • Pulpa roja: salvación por medio de la sangre de Cristo
  • Parte blanca: paz y pureza.
  • Cáscara verde: crecimiento
  • Flor amarilla: esperanza de morada eterna con Cristo en el cielo.

Gracias a Dios, los jóvenes no sólo pasaron un buen rato sino que también consiguieron algo de valor eterno.

Por su puesto, esto no se hubiera logrado sin la ayuda desinteresada de patrocinadores que con su ayuda generosa hicieron posible que niños de escasos recursos pudiesen asistir.

Por eso, de parte mía, de mi esposa Yoly, los consejeros y los campistas queremos decirle a los patrocinadores de todo corazón:

¡MUCHAS GRACIAS! 

img_4770-1 Campamento 2018: “La Sandía y el Evangelio” ¡Misión Cumplida!

¿Ya se descarrilaron tus resoluciones de Año Nuevo? Aquí está la razón.

Por qué muchas resoluciones no van más allá de Enero

img_4728 ¿Ya se descarrilaron tus resoluciones de Año Nuevo? Aquí está la razón.Apenas vamos por el mes de febrero y ya muchos han abandonado sus bien intencionadas resoluciones de Año Nuevo.

La razón por la cual muchas personas fracasan es porque cometen uno o más errores estratégicos a la hora de determinar la meta. Fijar metas y alcanzar metas son dos procesos muy distintos que requieren habilidades distintas. En este escrito vamos a referirnos específicamente al proceso de fijar metas.

Así como un filtro puede capturar elementos indeseables, una de las formas más efectivas de detectar y corregir metas defectuosas de nacimiento es pasarlas por un filtro. La lista de verificación a continuación es la que uso personalmente. Es un filtro que aplico a cada meta antes de adoptarla:

1. ¿Es ésta una meta SMART? (¿Es eSpecífico, Medible, Accionable, Relevante, con Tiempo definido). Muchas veces las resoluciones fallan porque simplemente son muy vagas. Por ejemplo, ¿qué significa exactamente “ser un mejor esposo y padre”?

2. ¿Está enfocado en lo que quiero en vez de lo que no quiero? Una de las principales razones por las cuales las resoluciones de Año Nuevo fallan es porque tratan de cambiar conductas enfocándose en lo que NO quieren. Por ejemplo, tu NO quieres “perder peso” (¡a nadie le gusta perder!). En realidad, lo deseas es “ganar” salud, apariencia, bienestar, etc.

3. ¿Está fuera de mi zona de confort? ¿Es desafiante? ¡Si tus metas no te asustan, no son lo suficientemente grandes! “No sueñes sueños pequeños porque no estimulan el corazón de nadie”. ~Goethe

4. ¿Estoy comprometido a lograrlo? ¿O solo interesado? La falta de compromiso está a la raíz de muchas resoluciones abandonadas. El éxito requiere el motor interno de un corazón comprometido. Al enfrentar un desafío, el corazón comprometido buscará una solución. El corazón indeciso buscará un excusa.

5. ¿Es esta meta digna de mí? ¿Vale la pena intercambiar mi vida por ella?

6. ¿Lograr esta meta me hará una mejor persona? Muchas personas creen que el objetivo de la meta es alcanzarla. No es así. ¡El objetivo es crecer para ser la persona que puede alcanzar la meta!

7. Basado en lo anterior, ¿puedo decir confiadamente que esto es lo que Dios quiere que haga?

“Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados. El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos”. Proverbios 16:3, 9

Armado con este filtro, te invito a que retomes las metas que te propusiste al inicio del año y que las vuelvas a encarrilar. En el próximo escrito hablaremos sobre cómo mantenerlos encarrilados.

¡Bendiciones!

Anuncio Especial: ¿Quieres invertir en los futuros líderes de Panamá?

¡Hola amigos!

Nuevamente, como todos los años, mi esposa Yolanda y yo, estamos organizando un campamento en El Tigre de San Miguel, Distrito de Pacora, para niños y jóvenes de escasos recursos entre 8 y 17 años de edad, los días de Carnaval del 10 al 13 de febrero, 2018.

Nuestro objetivo es alejarlos de los anti-valores característicos de los días de Carnaval y ofrecerles una alternativa de sana diversión con enseñanza bíblica claramente instruida y modelada. No se trata simplemente de que pasen un buen rato. En cada campamento nos esforzamos de sembrar algo de valor eterno en la mente y corazón de estos muchachos.

img_4722 Anuncio Especial: ¿Quieres invertir en los futuros líderes de Panamá?Año tras año, amigos que ven nuestro esfuerzo nos apoyan con su patrocinio generoso con el único interés de invertir en los jóvenes que son los líderes del futuro. ¿Quieres ayudar también? Con solo $30 puedes patrocinar la participación de un niño.

img_4722 Anuncio Especial: ¿Quieres invertir en los futuros líderes de Panamá?

Si deseas participar de este esfuerzo, contáctenos a wesley@mateo724.com o a los teléfonos 394-5356, 6612-5686 y le enviaremos instrucciones de como hacernos llegar su donación de una manera segura. ¡Muchas gracias de antemano!

Una Audiencia de Uno

Había una vez un violinista que terminó su concierto con un gran final. El público se puso en pie y lo ovacionó frenéticamente. Respetuosamente, se inclinó agradeciendo el aplauso y se retiró calladamente. ¡El productor del evento estaba estático! ‘Mira cómo te aplauden’, le dijo, ‘Sal y reconoce a tu público.” “¡No puedo salir otra vez!”, replicó el violinista. “¿Por qué no? Oye cómo gritan: ‘¡Otra! ¡Otra!’”. El violinista tomó al productor y lo llevó a un costado de la tarima. Movió ligeramente la cortina y señalando dijo: “Mira, allí en la fila 2, asiento 6… Hay un hombre que no está aplaudiendo. ¡Ese es mi maestro!

¿Cuán importante es para ti obtener la aprobación de otros? ¿A quién estás tratando de impresionar?

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”. Col. 3:23-24

¡Este poderoso versículo nos recuerda que todo lo que hacemos lo hacemos para una audiencia de Uno!

img_4720 Una Audiencia de Uno

Honestamente, tengo que reconocer que esta es un área de lucha constante para mí. A menudo tengo que examinarme con esta pregunta: “Wesley: Cuando escribes, predicas, das presentaciones, enseñas o aún cuando juegas, ¿la gloria de quien buscas? ¿Lo haces para él?

Cuando me veo cayendo en esta tendencia de querer agradar a otros trato de cambiar mi enfoque recordando tres cosas:

  1. Es imposible agradar a todo el mundo. (Piénselo: ¡Hasta Jesús tuvo enemigos!). Pero al Señor sí. Con su ayuda a Él sí se le puede agradar. (Heb. 13:20).
  2. Aún cuando te esfuerzas por agradar a otros, a veces ni lo notan, ni les importa. Pero al Señor sí. Cuando nadie ve tu esfuerzo, Él sí. Cuando a nadie parece importarle, a Él sí. Y no solo lo ve y le importa, ¡lo recompensa! (Col. 3:24) ¡Wow! ¡Vale la pena servir a un “jefe” así!
  3. Al final lo que más importa, de hecho lo único que importa, es oír al Señor diciendo: “Bien, buen siervo y fiel“ (Mt. 25:21).

Estas verdades te ayudarán a arrancar tu día con una perspectiva de una audiencia de Uno. Recuerda a través del día de mantener como tu prioridad agradar a Dios en todo lo que dices y haces. Toma nota de cómo esta mentalidad afecta tus decisiones y como respondes a otros. Si quieres llevar este concepto al siguiente nivel comparte este desafío con el resto de tu equipo y pídeles que te mantengan responsable de vivirlo.

El Señor te ha invitado a unirse a él en lo que está haciendo. Comienza tu día diciendo “¡Hoy voy a servir a una audiencia de Uno!”

Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Gal. 1:10

¡El que pega primero, pega dos veces!

Cuando era niño y queríamos incitar a otros a pelear, les gritábamos: “¡Dale! ¡El que pega primero, pega dos veces!” Con eso dábamos a entender que el que toma la iniciativa tiene la ventaja.

Obviamente, no estoy incitando a nadie a pelear, pero este principio es válido para “pegarle” al año que acaba de comenzar. Si tomas la iniciativa temprano es más probable que alcances tus metas que si lo postergas.

¿Cómo puedes tener un arranque rápido en el 2018 para alcanzar tus metas?

Algunas ideas:

1. FIJA METAS NO RESOLUCIONES. Ponlas por escrito. Para cada meta, escribe las razones por las cuales esa meta es importante para ti. (Cuántas más tengas mejor, porque te ayudarán a mantenerte alentado en los momentos difíciles). Asegúrate de incluir también una fecha de cumplimiento que sea medible. Por ejemplo: en vez de fijar como meta simplemente: “Bajar de peso”, escribe “Bajar 10 lbs para Marzo”. Incluye un plan sencillo de cómo crees que puedes lograr tu meta. No tienes que tener todos los detalles. Comienza definiendo cuál es el primer paso. Eso me lleva al siguiente punto.

2. ¡COMIENZA AHORA! No te engañes creyendo que tienes mucho tiempo. Toma ese primer paso en dirección a tu meta ¡ya! Probablemente tengas dudas y preguntas. ¡No importa! Arranca de todos modos. Tu mayor reto es romper la inercia del “status quo”. “La persona que no toma el primer paso, jamás tomará la segunda.” – Zig Ziglar. Comenzar crea el impulso que necesitas lo cual es mucho más importante que las respuestas que estás esperando. Muchas dudas se irán aclarando en el camino.img_4708-1 ¡El que pega primero, pega dos veces!

3. MANTÉN TUS METAS VISIBLES. “Fuera de vista, fuera de mente”, es una frase aplicable al logro de metas. Si no tienes tus metas visibles pronto se ahogarán en un mar de distracciones y cosas secundarias. Escribe tus metas en un papel y ponlas en un lugar donde constantemente los veas y te recuerden cuales son tus prioridades.

4. COMPARA TU CONDUCTA CON TUS METAS. Cada día, coteja tu comportamiento contra tus metas. Si tu conducta no te acerca a tus objetivos, ajusta tu comportamiento, no tus metas. Si estás desperdiciando mucho tiempo “surfeando” el INTERNET o las redes sociales, ajusta tus acciones, reduciendo o eliminando esos distractores.

Como ves, lograr metas es más que fijar resoluciones y esperar lo mejor en el Año Nuevo. También se requiere planificación, persistencia y enfoque. Y, por supuesto, tomar en cuenta a Dios en tus planes:

“El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos”. Proverbios 16:9

Con esto en mente, ¡dale duro al 2018! Y recuerda: “El que pega primero, pega dos veces!

Qué Hacer para que tus Resoluciones de Año Nuevo vayan más allá de Buenas Intenciones

“Tu vida jamás cambiará a menos que cambies lo que haces diariamente. La clave de tu éxito está en tu rutina diaria”. –John C. Maxwell

Comenzamos el nuevo año y muchas personas tomaron decisiones importantes sobre cambios que quieren lograr. Sin duda, todas estas resoluciones son serias, pero la mayoría, desafortunadamente, no pasarán de ser buenas intenciones. ¿Alguna vez te has preguntado por qué los gimnasios están abarrotados en enero y prácticamente vacías para el día de San Valentín?

No me mal entienda, las resoluciones tienen su valor. De hecho, la decisión de cambiar es siempre el primer paso correcto en la senda del cambio. Pero no podemos quedarnos ahí. El éxito no viene con la decisión sino en su administración día tras día. Aquí es donde muchas veces caemos en los patrones anteriores a causa de la fuerza del hábito. La clave del éxito está en reemplazar hábitos destructivos con hábitos que conducen al triunfo.

Crear un hábito significa hacerlo consistentemente hasta que empiezas a hacerlo instintivamente. Si en el proceso de formación del nuevo hábito dejas de practicarlo automáticamente refuerzas lo viejo. (¿Alguna vez has justificado una excepción diciendo: “¡Una vez al año no hace daño!”?).

Cambiar requiere energía. No sólo se necesita energía para tomar la decisión de cambiar sino también para mantenernos motivados por suficiente tiempo para formar un nuevo hábito. Los nuevos hábitos, una vez formados, requieren poca energía. Pero romper hábitos malos y reemplazarlos con hábitos mejores requiere energía, mucha energía.

¿Sabías que un transbordador espacial gasta más combustible en el despegue que en todo el resto del viaje de ida y vuelta hacia la luna? Esto es porque escapar de la fuerza de gravedad requiere una enorme cantidad de energía. Pero una vez libre, puede avanzar a velocidades increíbles con muy poco impulso. Lo mismo sucede con los hábitos.

Escapar de los hábitos y paradigmas del pasado para alcanzar nuevos límites de excelencia, requiere esfuerzo, determinación y estar dispuesto a sacrificar lo bueno para obtener lo mejor. ¿Dónde puedes encontrar esa energía extra?

Una de las maneras más efectivas es a través del apoyo de otras personas.

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. Eclesiastés 4:9-10

¡Qué bueno es tener a una persona a tu lado que te anima a levantarte y seguir cuando tropiezas!

Una forma poderosa de capitalizar esa ayuda es buscando el apoyo de un Coach. El proceso de Coaching funciona porque ofrece un sistema de apoyo que añade la energía y motivación adicional que requiere el proceso de cambio.

Al ejercer las funciones de apoyo, aliento y rendición de cuentas, el coach se vuelve un poderoso aliando para ayudarte a romper la fuerza de gravedad de patrones anteriores y elevarte a nuevos niveles de desempeño y excelencia.

Las resoluciones de año nuevo rara vez funcionan porque a menudo carecen de un sistema de apoyo que les ayude a romper los hábitos viejos y establecer los hábitos nuevos que hacen posible el éxito. Un Coach puede suplir ese déficit.

Puedes obtener más información sobre el proceso del Coaching y lo que puede hacer por ti visitando este enlace: ¿Qué es Coaching?

¡Feliz año y Bendiciones!