Cuatro preguntas que te llevan a ser un empleado excelente

“La perfección is inalcanzable, pero si perseguimos la perfección podremos alcanzar la excelencia” ~Vince Lombardi

Existe la errónea idea de que la única manera servir y glorificar a Dios es detrás de un púlpito. Eso sencillamente no es cierto. Mis dos personajes favoritos del Antiguo Testamento, José y Daniel, fueron funcionarios de alto rango cuya excelencia laboral glorificó a Dios y captó la atención de sus superiores al más alto nivel.

Asimismo, Dios quiere glorificarse usándote donde estás al hacer tu trabajo con excelencia. Para eso puedes hacerte estas preguntas:IMG_3001 Cuatro preguntas que te llevan a ser un empleado excelente 

1. ¿Por qué y para quién estoy trabajando? 
¡Esto tiene que ver con lo que hay en tu corazón! ¿Qué te motiva al ir al trabajo día tras día? Si sólo es el sueldo, tu actitud será la de hacer solo lo necesario para cumplir con lo que se te pide. En cambio, si lo que te impulsa es un sueño, entonces caminarás la milla extra. Por eso la Biblia dice:

 “Siervos, obedeced en todo a vuestros [jefes], no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Col. 3:22-23

Haz tu trabajo para el Señor y permite que su aplauso sea tu recompensa.  Pronto verás que no será la única. 

2. ¿Entiendo bien lo que se espera de mí?
¿Sé exactamente lo que tengo que hacer, y para cuándo?¿Cuáles son los resultados que se esperan de mí y cómo serán evaluados? Es un tema que debes aclarar con tu jefe por adelantado, pues de otro te verás forzado a hacerlo después y ¡te aseguro que no será divertido! 

3. ¿Tengo todo lo que necesito para hacer bien mi trabajo?
¿Tengo los conocimientos, habilidades, herramientas y autoridad necesarias para un trabajo excelente? Es tú responsabilidad hacerle saber a tu jefe cualquier laguna. Muy probablemente él te puede ayudar con entrenamiento, supervisión, información o recursos para lograr el éxito en tu labor.  

4. ¿Hay algo que impida que haga bien mi trabajo?
¿Qué hay en el ambiente laboral que estorba mi desempeño? Por ejemplo, excesiva burocracia o lentitud en la toma de decisiones, o colegas o departamentos que no hacen su trabajo. Es tú responsabilidad poner a tu jefe al tanto de modo que él te apoye en el curso de acción. 

En todo esto, es importante tener presente que la excelencia comienza desde adentro cuando asumes la responsabilidad de escoger tu propia actitud, desarrollar tus habilidades y esforzarte por hacer un buen trabajo. 

¿Al comenzar esta semana serás un trabajador excelente?
¡Bendiciones!

¿QUIÉN DETERMINA TU MENTALIDAD?

“No sigas a la multitud. ¡Deja que la multitud te siga a ti!” ~ Margaret Thatcher

Tu mentalidad tiene que ver con tener tu mente fija en ciertos valores, creencias, metas, niveles, etc. La pregunta es: ¿Quién determina tu mentalidad? Demasiadas veces, aquellos que nos rodean son los que determinan nuestra manera de pensar. Nos encontramos mezclándonos con la multitud sin pensar mucho en lo que estamos tácitamente aprobando con nuestro estilo de vida y liderazgo.

La presión de grupo es una forma muy común de presión para determinar tu mentalidad. Los estándares y niveles del mundo pueden influir en nuestros hábitos y actitudes de manera fácil e inconsciente. Sucede sin siquiera pensarlo. Cómo líder no puedes darte el lujo de permitir que el mundo determine tu manera de pensar.

¿Alguna vez has probado un “cambio de mentalidad“? ¿Qué es lo que realmente crees y valoras? ¿Cómo debería afectar eso la manera en que vives y lideras? Demasiadas veces hay una desconexión total entre lo que decimos que creemos y lo que realmente hacemos. Esto es verdad para mí a veces. Sucede sin pensarlo. En momentos en que “nuestro cerebro está desconectado” podemos hallarnos alineándonos a una manera de pensar mundana al simplemente seguir la multitud.

 IMG_2982 ¿QUIÉN DETERMINA TU MENTALIDAD? En la Biblia, las ovejas se usan para ilustrar esta mentalidad de seguir a la multitud. Las ovejas siguen a la multitud porque todas las demás lo hacen. Por eso necesitan a un pastor en la cual puede confiar.  Aquí es donde tú, como un líder cristiano, puedes tener el mayor impacto en la vida de aquellos que te siguen. Si tu manera de pensar es correcta, tendrás una influencia positiva al ayudarlos a tener una manera de pesar más saludable.ul

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2)

Un “cambio de mentalidad” es el proceso de no permitir que tu manera de pensar sea la del mundo, sino más bien deliberadamente transformarla para ajustarla a la de Dios. Cuando tu manera de pensar se alinea con la de Dios, su voluntad agradable y perfecta se hará evidente.

Como líderes, nuestro pensamiento afecta directamente el de nuestros seguidores. Nuestra manera de pensar crea la cultura de nuestra organización y establece sus valores y niveles. Usa la “presión de grupo” de una manera positiva para establecer la manera de pensar de tu equipo al llevarlo a alinearse con lo mejor de Dios para ti y tu organización.

Permíteme retarte a un “cambio de mentalidad”. Sé intencional en cómo tomas las decisiones en tu organización. Piensa en maneras en que tu manera de pensar pueda influir positivamente en los miembros de tu equipo y lo que valoran. No puedes darte el lujo de permitir que el mundo determine tu manera de pensar. Como líder cristiano, sé transformado en tu manera de pensar para que también puedas transformar a otros alienado sus pensamientos a una manera de pensar que es agradable a Dios.

 ¡Bendiciones! 

VERDADERO PODER

“La mayor debilidad es el gran temor de aparentar debilidad” ~ Jacques Benigne Bossuel

“Contraintuitivo” en una palabra excelente para el líder cristiano. Jesús enseñó que “los primeros serán los últimos y los últimos serán primeros” y que ser un siervo es esencial para llegar a ser un líder. En la mayoría de las culturas, el liderazgo es definido erróneamente en términos de posición y poder.

La gente asume que un líder siempre debe estar en la cima, totalmente en control y que nunca debe mostrar debilidad. Muchos líderes compran esa idea y con tiempo empiezan a usar su posición incorrectamente. Salomón escribe: Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría. Proverbs 11:2. Dios tiene una manera diferente de otorgar poder a los líderes. Es “contraintuitivo“, pero es la fuente del verdadero poder.

“….Tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” 2Corintios 12:8-9

 Pablo nunca reveló cual era la dificultad recurrente en su vida que lo debilitaba. Pienso que lo hizo a propósito para que pudiésemos “llenar el espacio” con lo que sea realidad en nuestro caso. Para Helen Keller era la ceguera. Para Nelson Mandela era estar en prisión. Para Martín Luther King Jr. fue el racismo. Para el Rey Jorge VI de Inglaterra era tartamudear. Todos estos líderes llegaron a ser fuertes no solo a pesar de su debilidad, sino mas bien de algún modo llegaron a ser fuertes a través de su debilidad.

¿Cuál es tu debilidad? (para mí es plural: debilidades). Quizá sea una limitación física, social o emocional. Pudiera ser la tendencia a ser atrapado en un pecado recurrente. Para Pablo era un asunto serio. Le rogó a Dios tres veces que se lo quitara. Dios, sin embargo, quería enseñarle algo sobre lo que es el verdadero poder.

“El verdadero poder” se demuestra cuando Dios surge en medio de nuestra de nuestra debilidad y hace manifiesta su obra de manera que sólo puede ser atribuida a Él. Jesús le dijo a sus discípulos que “separados de mí nada podéis hacer”. Dios nos ha dado el Espíritu Santo como su fuente de poder trabajando en y a través de nosotros. No tenemos nada de qué jactarnos en nuestra propia fuerza pero todo en la de él.

La humildad es la clave. También es “contraintuitivo”. Como líderes cristianos, cuando humildemente admitimos nuestras debilidades llevamos la atención de todos al poder de Dios, su gracia brilla! Dios le dijo a Pablo: “Mi poder se perfecciona en la debilidad”.

No se trata de ti… sino de Él. Cuando Dios demuestra su fortaleza a través de nuestra debilidad, es su gracia redimiendo nuestra debilidad para su gloria. Confiese y entregue sus debilidades a Dios hoy y verás como Él demuestra su poder verdadero a través de tu debilidad para glorificarse.

¡Bendiciones!
Traducido por Wesley Jones de True Power por Dave McAuley

UNA DECISIÓN QUE SIGUE RELEVANTE AÚN EN LA ERA DEL WHATSAPP

“No sigas a la multitud. ¡Deja que la multitud te siga a ti!”
— Margaret Thatcher

En el año 2009 estaba en Jamaica dando una presentación a un grupo de más de 150 de jóvenes sobre el tema “Como Mantenerse Sexualmente Puro en un Mundo Sexualmente Impuro”.

Comencé con una encuesta. La primera pregunta era: “Cierto o falso: la gran mayoría de los adolescentes está teniendo sexo.” Todos, sin excepción, contestaron: ¡Cierto! Pero para su sorpresa les dije: ¡Falso! NO ES CIERTO que la gran mayoría de los adolescentes está teniendo sexo. ¡De hecho, ni siquiera la mayoría! Una fuente del gobierno de los Estados Unidos ha declarado que: “¡El 53% de los estudiantes de secundaria no han tenido relaciones sexuales!” (4parents.gov).

Eso, por supuesto, desató una gran polémica. Me dijeron: ¡Eso será allá en Estados Unidos o en Panamá, pero aquí la realidad es otra! Mi respuesta fue: los número exactos varían de país a país, pero el hecho se mantiene: no son la gran mayoría.

Sin duda, tienes tu propia opinión y la respeto, pero la pregunta no es si todo el mundo lo está haciendo. La pregunta es si tú y yo seremos diferentes.

Para ilustrarlo, quiero hacer referencia a una historia que sucedió hace más de 25 siglos pero que sigue siendo relevante aún en la era del INTERNET y el WHATSAPP. En el año 588 antes de Cristo, Jerusalén estaba en ruinas, destruido por un hombre que sabía exactamente como conquistar a una cultura: no con armas ni con dominación sino cambiando la mentalidad de la siguiente generación. Así, el rey Nabucodonosor tomó a los mejores jóvenes de Israel, entre ellos a Daniel y a sus amigos.

Daniel 1:4 dice que tenían que ser “muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.”

Él los estaba endoctrinando con la filosofía, literatura y lengua, o sea la cultura de los babilonios, a fin de cambiar su manera de pensar y así destruir la cultura hebrea a través de las mentes de la próxima generación.

“Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey”. Daniel 1:5

Nabucodonosor fue muy astuto.  A fin de quebrar su resistencia al programa, en lugar del látigo, trató de suavizarlos acostumbrándolos a los lujos del palacio. ¡Qué dilema para estos muchachos! Rebelarse significaría la dura vida de esclavitud o aun la muerte. Estos jóvenes hebreos tuvieron que tomar una resolución.  En esencia, la decisión era esta: ¿Voy a ser como los caldeos o como Dios quiere que sea, aunque tenga que pagar un precio?

Daniel, que no podía tener más de doce años, tomó su decisión. El v.8 nos dice el camino que escogió:

“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse”.

IMG_2821 UNA DECISIÓN QUE SIGUE RELEVANTE AÚN EN LA ERA DEL WHATSAPP¡Alguien ha dicho que no hay historias nuevas, sólo gente nueva que repite las mismas historias!  Al igual que en los tiempos antiguos, el dios de este siglo está tratando de dominar al mundo usando la misma estrategia: trabajar en las mentes de los futuros líderes. Y al igual que los muchachos hebreos, los jóvenes de hoy tienen que tomar la misma decisión: voy a ser como los “caldeos” (como todos los demás) o como Dios quiere, al precio que sea. Afortunadamente, al igual que Daniel, hay muchos jóvenes hoy que también han decidido no contaminarse.

Tú también puedes recurrir al mismo Dios que ayudó a Daniel. Así como él tomó su decisión y Dios le ayudó a ser distinto, Él te puede ayudar a ti, joven, a resplandecer en medio de un mundo en tinieblas. El primer paso es la determinación de ser diferente. ¿Serás como los “caldeos” o como Dios quiere?

¡Bendiciones!

TRIUNFANDO JUNTOS

“Si quieres ir rápido ve solo. Si quieres ir lejos ve en equipo”
Proverbio africano

Sin duda alguna, ayudar a otros es una de las experiencias más recompensantes. Cuando nuestros talentos, conocimientos y recursos se alinean para complementar las habilidades de otros, estamos en la posición ideal para alcanzar el éxito… juntos. Nadie puede ser verdaderamente exitoso sin la ayuda de otros.

Es absolutamente crucial tener los jugadores correctos trabajando juntos hacia una meta común cada uno haciendo su parte para lograr la victoria como un equipo. Cuando la gente correcta y los recursos correctos se alinean con el líder correcto, se pueden lograr cosas asombrosas. Tenemos una hermosa ilustración de esta verdad en las páginas del Antiguo Testamento:

IMG_2777 TRIUNFANDO JUNTOS

E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. (Éxodo 17:10-13)

Fue necesaria la participación de tres líderes y todo un ejército para que Moisés lograra la tarea que Dios le llamó a hacer. Moisés no lo pudo hacer sólo. Necesitaba la ayuda de otros. Me encanta este pasaje y el retrato vívido que pinta de un líder que necesita de otros. Verdaderamente, esta fue una victoria de equipo. Con el favor de Dios y la fidelidad de los miembros del equipo, Moisés fue bendecido con la victoria.

Ahora póngase en el lugar de Josué, Aaron y Hur. ¿No fue la victoria igualmente dulce para ellos? ¡Sin duda hubo mucho que celebrar al ponerse el sol sobre la cumbre del collado ese día!
 
¿Estás conectado con la personas correctas y los recursos correctos para lograr la tarea que Dios te ha llamado a hacer? Recuerde esta sencilla verdad: Dios nos ha creado para hacer cosas grandes pero nos diseñó de tal modo que no los podemos lograr solos. Por diseño de Dios, necesitamos que otros nos completen para lograr los sueños que Él despierta en nuestros corazones.

Como líder cristiano, Dios te ha posicionado y dotado de una manera única para lograr cosas grandes. Sin embargo, tu éxito va a requerir una actitud de humildad que admite que necesitas ayuda. Creo que Dios quiere que así sea. Los líderes humildes son líderes siervos que piensan más allá de sí mismos para ver el valor en otros. Mira a tu alrededor. Dios ha puesto algunas personas asombrosas en tu vida que te pueden ayudar. Sé intencional en hacer conexión con ellos para cumplir el plan de Dios para ti al tener éxito juntos.

¡Bendiciones!

EN DIOS CONFIAMOS

“Nadie hace un candado sin una llave. Por eso Dios tampoco te trae problemas sin soluciones”

IMG_2774-0 EN DIOS CONFIAMOS

En cada moneda y cada billete de los Estados Unidos está impresa la frase “In God we trust” (En Dios confiamos). Lo encontrará en alguna parte en cada uno. ¿Lo había notado alguna vez? Si tienes un billete en tu cartera, ¡adelante, verifícalo! Es particularmente irónico encontrar esa frase en medio de difíciles circunstancias económicas y financieras. ¿Verdad? No obstante, es un principio de sabiduría que nos enseña el libro de Proverbios.

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”. Proverbios 3:5-6

Este es un principio de liderazgo asombroso que te ayudará muchísimo. Es la actitud que debes tener al enfrentar situaciones desafiantes e inciertas. Probablemente estás lidiando con algún tipo de incertidumbre en tu vida ahora mismo o conoces a alguien que lo está. Los líderes resuelven problemas. Las situaciones difíciles naturalmente llegan a los líderes. Los líderes verdaderos no les huyen; los atacan de frente. La pregunta es: ¿en quién confías? Confías en tus propios conocimientos y habilidades para resolver cada problema o en Dios para darte Su sabiduría y discernimiento?

Toma un momento para nuevamente leer Proverbios 3:5-6 muy lentamente. Permite que la promesa de este pasaje te sobrecoja y te dé paz y confianza en el amor del Padre Celestial. El quiere que confíes en Él y busques Sus soluciones para tu vida y liderazgo.
 
Piensa: ¿Qué reto estás enfrentando hoy? Ahora vuelve a escribir este pasaje como una afirmación personal mencionando específicamente esa situación: “Señor, estoy confiando en ti de todo corazón con ________________________. No estoy dependiendo más de mi propia prudencia. Estoy buscando tu voluntad en esta situación y confiando en ti para guiarme en la dirección correcta.”

Sea lo que sea que estás encomendando a Dios hoy, humildemente pide su ayuda. Cuando confías en Dios pones el ejemplo para que aquellos a quienes guías hagan lo mismo. ¿A quién puedes alentar compartiendo este principio de sabiduría sobre confianza en Dios?

Como un líder cristiano, tu confianza en Dios es un testimonio práctico de fe y esperanza. Cuando modelas confianza en Dios declaras tu fe y esperanza en Ėl. Tus acciones hablarán más fuerte que tus palabras.

¡Bendiciones!
 
Traducido de In God We Trust por Dave McAuley

DISEÑADO DE MANERA ÚNICA POR DIOS

“No escondas tus talentos; te fueron dados para ser usados. ¿De qué sirve un reloj de sol en la sombra?” ~ Benjamin Franklin

La vida es buena cuando se vive a propósito. ¿Cuál es tu propósito como líder? Cuando tus pasiones y habilidades se alinean correctamente con tu propósito, descubrirás tu “punto óptimo” para la realización de tu vida.

IMG_2763 DISEÑADO DE MANERA ÚNICA POR DIOS
Existes para hacer la diferencia y has sido diseñado y equipado de manera única para lograrlo. Dios te creó para hacer cosas grandes, pero te diseñó de modo que no las puedas hacer tú solo. Cuando encuentras tu “punto óptimo” y te conectas con otras personas que tienen “puntos óptimos” que complementan los tuyos, ¡el impacto de lo que pueden lograr juntos es enorme! Esto es lo que Pablo tenía que decir acerca del diseño de Dios en todo:

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. (1Corintios 12:4-7)

 
Tome nota de la declaración de propósito al final del pasaje: “para provecho”. El pasaje continúa ilustrando como podemos ayudarnos mutuamente comparándolo con la manera coordinada en que funcionan las partes individuales de nuestro cuerpo. Piense, por ejemplo, en el simple acto de lanzar una pelota. ¿Cuántas partes de tu cuerpo tienen que trabajar juntos de la manera correcta para que eso suceda?

La vida es aún mejor cuando se vive a propósito juntos. Mire a su alrededor y encontrará personas que tienen dones y habilidades distintas a las suyas. Nos necesitamos. Nadie está completo en sí mismo. Necesitamos de otros para estar completos.
 
Sólo piense en el impacto que pudieras tener sobre el mundo que te rodea si intencionalmente estuvieras conectado con otras personas cuyos dones y habilidades complementan los tuyos. Al igual que lazar una pelota, se requiere de muchas partes trabajando juntos para lograr el éxito.

 Como líder cristiano, tu tarea al reunir a las personas correctas y alinearlos en un propósito unificado, está en el centro del diseño de Dios para ti. Lleva a cada miembro de tu equipo a descubrir como ayudando a otro “para provecho” en un esfuerzo coordinado puede lograr mucho más que cada uno tratando de hacerlo sólo. Asegúrate de celebrar los pequeños éxitos que van cosechando a lo largo del camino que demuestran los beneficios de tener un equipo unificado trabajando juntos.

Toma tiempo hoy para felicitar a los miembros de tu equipo por las fortalezas y habilidades específicas que aportan a tu organización. Asegúrate de recordarles a menudo de que eres mejor por causa de ellos y agradézcales su aporte al equipo. La gente rara vez se queja de obtener demasiado aprecio y aliento. Diles en lo que son buenos y mira como sonríen.
 
¡Bendiciones!
   
Traducido de Uniquely Gifted By Design por Dave McAuley