¿URGENTE O IMPORTANTE? (Parte 3)

¿Cuáles son tus “piedras grandes”?

“No puedes escapar de la responsabilidad de mañana evadiéndola hoy.” Abraham Lincoln

20131010-092916-p.m. ¿URGENTE O IMPORTANTE? (Parte 3)

¿Qué es más importante para un bombero: apagar fuegos o prevenirlos? La respuesta es obvia. Con eso en mente, volvamos a la Matriz de Urgencia vs Importancia introducida en mi escrito anterior. ¿En qué cuadrante debemos apuntar a pasar la mayor parte de nuestro tiempo? Nuevamente, la respuesta es obvia: el cuadrante dos, el de la prevención.

Hacer esto requiere dos cosas: sabiduría para discernir lo que es verdaderamente importante, y la disciplina de decirle “¡NO!” a todo lo demás, aunque venga disfrazado de urgente. En este artículo tocaremos el primero y en nuestro próximo artículo, el segundo.

Observe el siguiente video que ilustra la poderosa metáfora de las piedras grandes. Pido disculpas a los que no entienden muy bien el idioma inglés, pero a pesar de ello, el mensaje es claro: cuando nos enfocamos en las cosas menudas, las cosas realmente importantes quedan por fuera. En cambio, cuando le damos prioridad a las cosas importantes descubriremos que podemos cumplir con ellos y a menudo hallaremos tiempo también aun para otras cosas de menor importancia. Siglos antes, el Señor enseñó este principio cuando dijo:

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:31-33

¿Cuáles son tus piedras grandes? ¿Qué actividades del C2 necesitan más de tu atención? ¿Qué tareas corresponden a los cuadrantes 3 y 4 y necesitan ser delegadas o aún desechadas del todo? Toma un tiempo a solas hoy y medita sobre estas preguntas. Y luego planifica esta semana deliberadamente separando tiempo para poner las piedras grandes en tu “jarra”. ¡Baja la velocidad! No permitas que la presión de las cosas urgentes determinen tu agenda. Recuerdal: nunca sacrifiques lo importante por lo urgente.

El mundo en que vivimos no es ideal y siempre vendrán interrupciones y cambios imprevistos a tus planes. Saber manejarlos es una parte importante de tu victoria. Por eso, en mi próximo artículo veremos los principios que nos ayudarán a decir “¡NO!” y mantenernos enfocados en las cosas realmente importantes.

¡Bendiciones!

¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia (parte 2)

“Su más grande peligro es permitir que las cosas urgentes desplacen a las importantes”. Charles E. Hummel, La Tiranía de lo Urgente.

20130926-062705-p.m. ¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia  (parte 2)

En mi artículo anterior vimos que el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), define algo IMPORTANTE como lo que es muy conveniente, o de mucha valor o consecuencia.

Permíteme hacerte una pregunta: ¿Qué cosa(s), si las hicieras bien consistentemente, serían muy conveniente, de mucho valor y traería consecuencias positivas para tu vida? Tome un minuto para pensarlo. Anota tus respuestas. Tenlas a mano porque enseguida regresamos a ellas.

Ahora, quiero referirme la matriz de IMPORTANCIA vs URGENCIA, que nos fuera brillantemente explicado por el Dr. Stephen Covey en su libro “Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva“.

20130926-062705-p.m. ¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia  (parte 2)

Examinemos los cuadrantes.
C1: Importante y urgente. ¡Las cosas importantes que requieren atención inmediata generalmente las llamamos CRISIS! Son asuntos críticos que necesitan ser lidiadas enseguida. Por ejemplo: un incendio, un ataque al corazón, un matrimonio al borde del divorcio o un vehículo que se quedó sin combustible.

C2: Importante pero no urgente. Estas tareas son importantes, a veces extremadamente importantes, pero no demandan acción inmediata. Su enorme valor estriba en que si se actúa sobre ellos se evita que las cosas se conviertan en crisis. Por eso lo llamamos el cuadrante de la PREVENCIÓN. Visitas médicas de rutinas, cultivar tiempo de calidad con seres queridos y mantenimiento preventivo, son ejemplos de actividades propias de este cuadrante.

C3: No importante pero urgente: Este es el cuadrante del ENGAÑO. Su decepción consiste en que su urgencia proyecta la ilusión de ser importante cuando en realidad no es más que una perdida de tiempo. Distracciones como llamadas telefónicas, correos electrónicos, muchas reuniones y visitas inesperadas (para chismear o hablar trivialidades) son ejemplos típicos.

C4: Ni importante ni urgente: Es el cuadrante del DESPERDICIO. ¿Por qué las hacemos si no son ni importantes ni urgentes? Porque son agradables. ¡Placenteras pero inútiles!Muchos programas de televisión, explorar el INTERNET, innumerables formas de entretenimiento, “chats” y conversaciones triviales corresponden a este cuadrante.

Ahora saca tus respuestas. ¿En qué cuadrante caen? Sin duda en el Cuadrante 2 (C2). ¿Por qué? Volvamos a la pregunta: ¿Qué cosa(s), si las hicieras bien consistentemente, serían muy conveniente, de mucho valor y traería consecuencias positivas para tu vida? Por definición estás diciendo que son importantes. ¿Pero, por qué no lo estás haciendo? Porque aunque son importantes, no sientes la presión o urgencia de hacerlos. Importante pero no urgente = Cuadrante 2.

Ejemplos:

  • ¿Pusiste pasar tiempo de calidad con tus seres queridos? ¿Importante? ¡Claro! ¿Urgente? Si es urgente, puede ser porque ha sido descuidado por tanto tiempo que se ha vuelto una CRISIS (C1).
  • ¿Qué hay de cultivar tu salud saliendo regularmente a caminar, trotar, o hacer alguna forma de ejercicios? ¿Importante? ¡Por supuesto! ¿Urgente? ¡Tú sabes la respuesta! C2.
  • ¿Qué tal tomar tiempo para renovar fuerzas físicas, emocionales, espirituales (ver Isaías 40:29-31) a través del descanso, meditación y recreación (piense en ello como re-creación). ¿Importante? Sin duda. ¿Urgente? No. C2. De hecho, muchas personas están constantemente agotados porque viven en el C1, vapuleados de crisis en crisis.
  • Lectura sana y crecimiento personal. ¿Es importante? ¡Vital! ¿Urgente? No. C2.
  • Mantenimiento preventivo: C2.
  • Planificación estratégica y evaluación de oportunidades: C2.

Eso nos lleva a una observación interesante: todas las cosas del C2 requieren diligencia. No ocurren automáticamente. No te van a exigir. No van a suplicar tu atención. Tú tienes que actuar sobre ellos. Eso es lo que significa tomar la iniciativa; ser proactivo. Por eso, refiriéndose al crecimiento personal, el apóstol Pedro dice:

“Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio… Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto…” (2 Pedro 1:5-8)

Ahora, ¿de dónde va a salir el tiempo para ser proactivo en el C2? De los cuadrantes 3 y 4. Sencillamente diciéndole NO a lo que no es importante, aunque venga disfrazado de urgente. Aquí volvemos al principio subyacente este mensaje: nunca sacrifiques lo importante por lo urgente. Por eso es crucial aprender a distinguir el uno del otro.

¿Ahora cómo puedo lograr eso? Definiendo claramente tus prioridades y diciéndole ¡No¡ con firmeza a todo lo demás aunque demande atención a gritos. No es fácil, pero en mi próximo artículo exploraremos como lograr esto en la práctica.

¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia (parte 1)

“Las cosas importantes jamás deben estar a la merced de las cosas triviales” Goethe

20130926-061251-p.m. ¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia (parte 1)
Tengo una pregunta para ti: el crecimiento personal mediante el estudio de la Biblia, ¿es urgente o importante? Quizá te sorprenda lo que voy a decir, pero estudiar la Biblia, ¡NO ES URGENTE! Es importante pero no urgente.

Antes que me apedrees permíteme decirte porqué hago esta afirmación. Creo que fue Einstein quien dijo que un problema correctamente planteado está casi resuelto.

El principio subyacente que quiero dejarte es este: nunca sacrifiques lo importante por lo urgente. Pero para poder aplicar este principio correctamente es crucial entender la diferencia entre los dos.

Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), algo URGENTE es algo que apremia. Algo que demanda atención inmediata. Algo que te obliga a actuar pronto. El DRAE define algo IMPORTANTE como lo que es muy conveniente, o de mucha entidad (valor) o consecuencia.

Ahora, el problema con las definiciones es que a menudo son insípidas, así que permíteme darle vida a éstas con algunos ejemplos sencillos:

1. Ponerse el cinturón de seguridad, ¿es importante o urgente? Importante. Sin él puedo sufrir consecuencias graves en caso de un accidente. ¿Es urgente? No. Me lo puedo ajustar en cualquier momento (¡con tal que sea antes del accidente!). Por eso algunos vehículos le agregan un sonido para recordártelo. ¿El pito hace que sea más importante? No; sólo lo hace más urgente al demandar una acción inmediata.

2. Ir al dentista para una limpieza regular, ¿es importante o urgente? Importante. (¡Mi hija dentista jamás me perdonaría que diga otra cosa!). Pero, ¿cuándo se vuelve urgente? ¡Con el dolor de muela! ¡Ouch! 🙁

3. Suena teléfono. ¿Importante o urgente? No lo sabes hasta que contestas. Puede ser que alguien marcó tu número por error o algo que perfectamente pudiera esperar. Sin embargo, dejaste lo que estabas haciendo para responder al teléfono, ¿por qué? Simplemente porque un teléfono sonando demanda atención inmediata.

La palabra clave para algo urgente es “pronto”. Las cosas urgentes, importantes o no, demandan atención inmediata. Te exigen actuar de una vez. En cambio, para lo importante, la palabra clave es “valor”.
Ahora, volvamos a nuestra pregunta inicial: el estudio de la Biblia: ¿es importante o urgente? ¿Es conveniente? ¿De mucho valor? ¿De consecuencias positivas? ¡No hay duda alguna! Entonces es importante. Muy importante. ¿Es urgente? No…¡a menos que tu Biblia tenga un pito o algo así! No exige atención inmediata.

En mi siguiente artículo continuaremos explorando con ejemplos prácticos por qué es importante distinguir entre lo importante y lo urgente y qué hacer para enfocar nuestra atención en aquello que es realmente de valor.

¿Qué es “Coaching”?

20120623-081122-a.m. ¿Qué es "Coaching"?
¿Qué es Coaching?
Imagina una relación enteramente enfocada en ti…
Imagina a alguien que no sólo te oye sino que realmente te escucha…
¡Imagina una relación en tu vida con alguien que a veces está más comprometida con tu éxito que tú mismo!
¡Imagina a alguien que ve más allá de tu desempeño y percibe lo enorme de tu potencial!
Cuando pienso en todo esto y en especial la última frase sobre el potencial, siempre recuerdo la hermosa escena en las Sagradas Escrituras donde se narra como Simón Pedro conoció al Señor Jesús. Después de presenciar la pesca milagrosa, la reacción inmediata del rudo pescador fue postrarse de rodillas y clamar “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador… Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.” Lucas 5: 8,10.
Pedro sólo veía en sí mismo un pecador “bueno-para-nada”. Pero Jesús vio más allá de la condición al potencial.
El “coaching” es un proceso interactivo que busca elevar el desempeño de las personas liberando su potencial y llevando su rendimiento al máximo.
Es interactivo porque en lugar de una conversación de una sola vía, el Coach hábilmente motiva al participante a generar sus propias soluciones escuchándolo atentamente y haciéndole preguntas que invitan a la reflexión e introspección.

Lo que NO es coaching
Todos estamos familiarizados con la palabra “coach” o entrenador en el contexto deportivo. Desafortunadamente, esa asociación también conlleva algunos malos entendidos acerca de lo que es el concepto moderno de coaching. Es importante aclararlos, razón por la que usualmente tomo tiempo para lidiarlo durante la sesión inicial de coaching, a fin de deslindar expectativas.

Coaching no es instrucción ni enseñanza. A menudo se espera que el Coach instruya al participante indicándole lo que debe hacer. Si bien él pudiera tomar ese senda, el Coach sabio sabe que es mucho más efectivo permitir que participante descubra sus propias soluciones. Primero, por que es mucho más probable que les de seguimiento. Segundo, porque minimiza la dependencia en el Coach y le permite usar sus propios recursos en el futuro. Y tercero, porque desarrolla la confianza interna del participante.

Coaching no es mentoría. Un mentor guía a su aconsejado con a base a sus experiencias. Esto, por supuesto, tiene su lugar e importancia, pero tiene dos grandes desventajas: primero, presupone que la forma que el mentor hace las cosas es la mejor, y segundo, asume que simplemente porque algo funcionó para él, también debe funcionar para el participante. A menudo para ilustrar este punto, me quito mis anteojos y lo ofrezco a mi interlocutor diciendo: “Toma. Prueba esto, ¡Me han funcionado muy bien!” En el coaching la experiencia del Coach no es lo más relevante, sino el proceso del coaching en sí. De hecho, el buen Coach se abstiene de compartir sus experiencias salvo que el participante lo solicite.

El coaching no es consejería ni psicoterapia. Estas disciplinas se enfocan en el pasado para mejorar el presente. En cambio, el coaching se enfoca en el presente para mejorar el futuro. La consejería es reactiva mientras que el coaching es proactivo.

El Coach no es simplemente un buen amigo o un hombro sobre el cual llorar. La diferencia es que un buen amigo no siempre estará dispuesto a hacer las preguntas difíciles por temor a perjudicar la relación. El Coach no tiene esas limitaciones. Si bien un buen Coach puede y debe empatizar con los desafíos que enfrenta el participante, también tiene el coraje para confrontarlo y motivarlo a superarlos.

En resumen, la tarea del Coach no es transmitir conocimientos, experiencias ni resolver problemas. Consiste en servir de caja de resonancia, posibilitar e estimular el pensamiento creativo, ser un catalizador de la conciencia. En el coaching, el participante busca al Coach para que lo acompañe en ese proceso de cambio actuando como un espejo, pero no dándole respuestas sino permitiéndole que las busque por sí mismo.

“Desde que tengo un ‘coach’ mis objetivos personales los veo desde otra perspectiva, ahora son más claros, están más cerca y TODOS se pueden lograr.”

David Dimas
Estudiante
ULACIT