¿CHRONOS O KAIROS?

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,
aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”.
~Efesios 5:15-17

Hay un jocoso video de un hombre quitando el hielo de su carro, que ilustra muy bien que “aprovechar bien el tiempo” no es igual a productividad. Es decir, ser efectivo en el uso del tiempo no se trata simplemente de hacer más cosas o hacerlas rápidamente, o de manera más eficiente. Es hacer las cosas correctas.

La palabra “tiempo” en griego es chronos y kairos.  Chronos es lo que se mide con un calendario, un reloj o un cronómetro. Kairos significa el momento oportuno. Esa es la palabra que se usa en Efesios 5:16. Todo tiene su tiempo, dice Ecl. 3:1, y aprovechar el tiempo es hacer lo que debo hacer en el momento que debo hacerlo.

Por eso, el apóstol continúa diciendo “no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor“. La conclusión inequívoca es: ¡Si voy a aprovechar bien el tiempo, necesito entender lo Dios quiere que haga en ese momento!

Entender la voluntad de Dios es, por su puesto, particular para cada uno, pero en su Palabra, la Biblia, podemos encontrar principios aplicables a cada ser humano incluyéndolo a usted y a mí:

  • Dios quiere que vivamos para su gloria. (2Cor. 5:15).
  • Dios quiere que cultivemos una relación personal con él por medio de Jesucristo. (Jn.15:5,8).
  • Dios quiere que seamos como Cristo en nuestro carácter y estilo de vida. (1Pt. 2:21).
  • Dios quiere que cumplamos la obra, razón o propósito por la cual fuimos creados. (Jn. 17:4).

Tener estos principios claros es una herramienta muy poderosa para ayudarnos a filtrar nuestras acciones: Lo que estoy haciendo o voy ha hacer, 

  • ¿lo hago para la gloria de Dios o mi satisfacción personal?
  • ¿me acerca o me aleja de Dios?
  • ¿me ayuda a crecer y ser como Cristo?
  • ¿se alinea con el propósito que Él tiene para mi vida o me ayuda a descubrirlo?

En resumen, “aprovechar bien el tiempo” no se trata de simplemente llenar tu calendario de actividades. Más bien, es ser diligente en tratar de entender lo que Dios quiere que hagas en ese momento y hacerlo.  
¿Qué deberías estar haciendo en este momento?
¡Bendiciones! 

Did you like this? Share it: