COMO CREAR Y MANTENER UN BUEN HÁBITO (4ta parte)

Paso 3: Tener a estrategia para minimizar y recuperarse de los tropiezos 

img_4006 COMO CREAR Y MANTENER UN BUEN HÁBITO (4ta parte)¿Sabías que un transbordador espacial gasta más combustible en el despegue que en todo el resto del viaje de ida y vuelta hacia la luna? Esto es porque escapar de la fuerza de gravedad requiere una enorme cantidad de energía. Pero una vez libre, puede avanzar a velocidades increíbles con muy poco impulso.  

Lo mismo sucede al tratar de escapar de los hábitos y paradigmas del pasado que nos mantienen atados a la mediocridad, y nos impiden alcanzar aquello para lo que fuimos llamados. Romperlos requiere esfuerzo, determinación, tomar riesgos y estar dispuesto a sacrificar lo bueno para obtener lo mejor. Por eso tener una estrategia es crucial para el éxito a largo plazo.

En nuestro primer escrito iniciamos este tema sobre la importancia de cultivar y mantener buenos hábitos. Vimos también que crear y mantener un buen hábito requiere tres pasos:

  1. Comenzar con un buen porqué.
  2. Diseñar el ciclo del hábito,
  3. Tener a estrategia para minimizar y recuperarse de los tropiezos. 

En este escrito queremos explorar el tercer paso. Debido al poder que tiene los hábitos para mantenernos atados a sus sus patrones es importante que incluyas en tu plan una estrategia para minimizar y recuperarte de las tropiezos. Rara vez una persona rompe un hábito de la noche a la mañana perfectamente sin caída alguna. La buena noticia es que aunque tengamos tropiezos aún podemos tener éxito. Aquí hay cuatro sugerencias para minimizar las recaídas:

1. Comienza poco a poco.    
Evita los cambios drásticos. Todos los hábitos nuevos requieren una energía de activación para su implementación. Mientras menor sea la energía requerida más fácil es iniciarlo. Por ejemplo, digamos que tu meta es llegar a hacer 50 lagartijas (“push-ups”) seguidos. No comiences tratando hacer los 50 desde el primer día. ¡Comienza con uno! La idea es hacer algo que tu mente percibe como fácil, de modo que lograr el cambio no requiere una enorme dosis de fuerza de voluntad, ni motivación. 

2. Adopta una política de cero excepciones. 

¿Alguna vez te has excusado citando el refrán “Una vez al año no hace daño”? ¡Yo también! Y he descubierto que SÍ hace daño porque cada excepción le abre la puerta a la siguiente. Por eso es crucial apegarte a tu plan aunque sea en maneras pequeñas. Si decidiste correr cuatro vueltas a la manzana pero hoy no tienes mucho tiempo porque te paraste tarde, entonces da solo una. Ser consistente es más importante que ser riguroso especialmente al principio cuando estás tratando de establecer un nuevo hábito. Cuando reinicié mi programa de ejercicios compré una soga de saltar para los días lluviosos de modo que no podía usar la lluvia como excusa. 


3. Dale seguimiento.
Ver tu progreso es una de las maneras más poderosas de mantenerte motivado. Una manera muy sencilla es tomar un calendario (puedes descargar uno gratis aquí) y marcar con un gancho cada día que logras practicar el hábito. Pronto verás una seguidilla. ¡No rompas la cadena! Para aquellos que son más dados a la tecnología, les recomiendo la versión electrónica de este método con el App llamado “Streaks“, que me ha funcionado muy bien.

La cantidad de días consecutivos necesarios para formar un hábito varía según la complejidad del mismo, pero por lo general se requiere un mínimo de 21 a 30 días. Que ese sea tu meta. 

4. Busca un compañero de rendición de cuentas.

Tener “coach” o un compañero de lucha —alguien de confianza– que te motiva a lograr ese nuevo hábito, es un motivador poderoso porque las excusas que buscamos para justificar nuestros tropiezos son menos apetecibles cuando tenemos que explicarlos a otra persona.

En nuestro próximo escrito veremos cómo puedes aplicar todo lo que has aprendido sobre cómo crear y mantener un buen hábito con un ejemplo específico. Mientras tanto, escoge un hábito que te gustaría cultivar y porqué. Te enseñaré cómo puedes diseñar una estrategia efectiva para implementarlo.  
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: