COMO CREAR Y MANTENER UN BUEN HÁBITO 

“El camino más rápido al éxito es reemplazar hábitos malos con hábitos buenos”. Tom Ziglar

Todos sabemos la importancia de cultivar buenos hábitos y también el poder pernicioso de hábitos malos. No hay dudas, los hábitos moldean nuestras vidas para bien o para mal. Eso no está en discusión. El asunto es ¿cómo? Cómo crear  y mantener los buenos hábitos.img_3900 COMO CREAR Y MANTENER UN BUEN HÁBITO  Todos hemos luchado con hábitos que sabemos que debemos eliminar de nuestras vidas. Hemos resuelto hacer ejercicios, comer saludablemente, ser puntuales, dejar de _______ (llenar el espacio) solo para encontrarnos semanas después en el mismo patrón. ¿Cómo podemos escapar de la fuerza de gravedad de los hábitos que nos mantiene atados a la mediocridad para alcanzar nuevos niveles de excelencia? 

En este y en los próximos escritos quiero compartir algo de lo estoy aprendiendo que me ha ayudado enormemente a crear y mantener buenos hábitos. Para aquellos que desean explorar más sobre el tema recomiendo el libro “bestseller” “El Poder de los Hábitos, por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en empresa“, por Charles Duhigg. Mucha de la ciencia detrás de este tema la aprendí de este excelente recurso. Si gusta, también puede ver el resumen del libro que hice aquí.

Por definición, un hábito es algo que voluntariamente hacemos repetidamente hasta que después de un tiempo lo hacemos casi sin pensar, a veces diariamente. Aunque a menudo, los hábitos se forman inconscientemente, la buena noticia es que pueden ser diseñados deliberadamente, si se sabe cómo.  

Crear y mantener un buen hábito requiere tres pasos:

  1. Comenzar con un buen porqué.
  2. Diseñar el ciclo del hábito, y 
  3. Tener una estrategia para minimizar y recuperarse de los tropiezos. 

En los siguientes escritos desarrollaremos cada uno pero es vital entender que el ingrediente principal que sostiene todo el proceso es la FE: CREER que el cambio ES posible independientemente de cuantas ya veces lo hemos intentado.  
En este sentido, en la Palabra de Dios encontramos un arsenal formidable de promesas que nos ayuda a apuntalar nuestra fe: 

Marcos 9:23

Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

Juan 8:34, 36

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado…Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

2 Timoteo 1:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Quizás, amado amigo lector, caminas a tropezones bajo el peso de la culpabilidad por hábitos que te han mantenido atado por años. Puede ser algo tan trivial como comerse las uñas o tan grave como la adición al alcohol, la pornografía o a los juegos de azar. Le aliento a CREER que, con la ayuda de Dios, y aplicando la metodología que explicaremos se puede romper cualquier vicio y reemplazarlo con uno te ayude a alcanzar tus metas. 

¿Te atreves a intentarlo una vez más?

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: