COMO EVITAR EL AGOTAMIENTO

IMG_2600 COMO EVITAR EL AGOTAMIENTO¿Alguna vez has estado agotado? Digo, realmente agotado (en inglés “burnout”)? No me refiero al simple cansancio físico que se resuelve con una buena noche de descanso. Tampoco a estar estresado, sino a estar emocionalmente drenado; sin fuerzas ni ganas de seguir. Hablo de sentirse abrumado por el flujo constante de problemas y situaciones que resolver que consumen nuestros recursos emocionales y físicos.

Aunque todos somos vulnerables al agotamiento, es especialmente peligroso para aquellos en posiciones de liderazgo porque los problemas y retos más difíciles siempre se elevan a los niveles más altos de la organización.

A veces caemos en la trampa de tratar de “hacer que las cosas sucedan” y simplemente nos involucramos o permitimos que nos involucren en demasiadas cosas. En cualquier caso, la causa fundamental del agotamiento es muy sencilla: el desequilibrio en el presupuesto de energía; es decir, gastar más energía que la que entra. Poco a poco, esta asimetría energética va mermando nuestras fuerzas hasta el punto que terminamos sintiéndonos débiles, extenuados y abatidos.

Una vez diagnosticado correctamente, la solución está a la vista. El profeta Isaías nos recuerda esta maravillosa promesa:

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;
pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán
“. Isaías 40:29-31

Depender del Señor es el factor clave para mantenerse fuerte, no en nuestra propia fuerza, sino en la de Él. ¡Él es la fuente de energía inagotable!

¡Me encanta la imaginería del águila surcando los cielos! Ellos vuelan con majestad con muy poco esfuerzo, porque saben aprovechar las corrientes de aire.

IMG_2600 COMO EVITAR EL AGOTAMIENTO

¡Isaías dice que nosotros podemos surcar así también! Sólo necesitamos depender de las fortaleza del Señor para elevarnos e impulsarnos. En pocas palabras, debemos dejar de aletear y empezar a surcar.

Esto requiere humildad, paciencia y determinación. Humildad para reconocer nuestra necesidad. Paciencia para esperar en Dios. Y determinación para ser deliberado en separar tiempos de recuperación y renovación de fuerzas.

Nótese que la Escritura dice que aun “los muchachos se fatigan y se cansan”. ¡El agotamiento le puede suceder a cualquiera, en cualquier etapa de su vida! Por eso, es vital aprender a renovar tus fuerzas esperando en el Señor para que te guíe y fortalezca.

Si no estás renovando tus fuerzas, entonces el agotamiento vendrá inevitablemente. Por eso, sé intencional en usar el día de hoy para depender de las fuerzas que él da. Reconoce que necesitas de él y simplemente pídele que te eleve a nuevas alturas hoy. Los que surcan son una inspiración a otros porque representan la majestad del poder de Dios en sus vidas y servicio.

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: