COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (1ra parte)

 img_3585 COMO IDENTIFICAR Y LIDIAR CON LA CONDUCTA DEL SABIO, EL NECIO Y EL MALO (1ra parte)


Por Wesley Jones  con ideas de Dr. Henry Cloud en Wise, Fools and Evil
¿Alguna vez te ha tocado como líder la difícil tarea de confontar la mala actitud de un subalterno? ¿O te ha tocado estar en el lado receptor del careo? En ninguno de los casos no es fácil, ¿verdad? Por lo general tendemos a evitar estas situaciones a toda costa. Pero a veces es inevitable. ¿No sería de gran ayuda un “manual de instrucciones” para lidiar esas situaciones?

 

El libro de Proverbios ciertamente es un libro de sabiduría. Nos da luz sobre cómo manejar con éxito todo tipo de situaciones: dinero, matrimonio, hijos, amigos, trabajo, etc. También tiene mucho que decirnos sobre cómo enfrentar situaciones en donde tenemos que confrontar la conducta de otros. Las reacciones de los confrontados pueden resumirse básicamente en tres actitudes que llamaremos el “sabio“, el “necio” y el “malo“.
Es crucial tener presente que en este contexto, “sabio”, “necio” y “malo” NO SON PERSONAS, SINO ACTITUDES O CONDUCTAS que un momento dado todos podemos adoptar frente a un determinado tema o asunto.  Así, una persona puede conducirse “sabiamente” en un asunto y la misma persona puede adoptar una actitud  “necia” o aun “mala” hacia otro tema (porque, por ejemplo, cree que ya tiene las respuestas).
Hace algunos años atrás, vi un interesante vídeo del Dr. Henry Cloud sobre este tema, y aunque no citó escritura alguna, inmediatamente reconocí lo bíblico del contenido.

Él decía que podemos identificar al sabio, al necio y al malo por la forma en que reacciona a los siguientes aspectos: la verdad, la realidad, el mensajero y el futuro.
Vamos a usar estos ejes temáticos para analiza cada uno de los tres tipos de reacciones a la luz de las Escrituras, particularmente Proverbios, y luego definir la mejor estrategia para lidiar con cada uno. En este escrito estudiaremos las características del “sabio” y en otros, las otras dos.

EL SABIO

“… El que obedece al consejo es sabio”.  Pr. 12:15

¿Cómo reacciona el sabio al ser confrontado con la verdad? La escucha y recibe; de hecho, la busca. “… el oído de los sabios busca la ciencia.” Pr. 18:15. No sólo escucha la corrección sino que la acepta haciendo los ajustes necesarios. “La necedad es alegría al falto de entendimiento; mas el hombre entendido endereza sus pasos“. Pr. 15:21. Es decir, el sabio no trata de ajustar la realidad a su situación, sino más bien, su situación a la realidad.
Por eso, su actitud hacia el mensajero que trajo la corrección es positiva. Lo aprecia y agradece. “Corrige al sabio, y te amará“. Pr. 9:8. En consecuencia, la relación entre ambos se fortalece.
¿Qué se puede esperar del sabio en el futuro? ¡Lo mejor! “De sus caminos será hastiado el necio de corazón; Pero el hombre de bien estará contento del suyo“. Pr. 14:14.
Entonces, ¿cuál es la mejor estrategia para lidiar con él? Primero, ¡continúa dándole consejos y retroalimentación! ¡Funciona! “La reprensión aprovecha al entendido“. Pr. 17:10. ¿Por qué? ¡Porque sí escucha!
Segundo, invierte en él. Los recursos en términos de tiempo, dinero y esfuerzo, entrenamiento, etc, son una excelente inversión que pagará jugosos dividendos. “Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber“. Pr. 9:9.
Pero recuerda: ¡No todas las personas son sabias! Nuestra tendencia es creer que todos actúan y piensan como nosotros. La cruda realidad es que no es así, como veremos al estudiar al necio y al malo.
¿Qué hay de ti? ¿Tienes en tu equipo a alguien “sabio“? ¿Lo valoras? Por otro lado, ¿cómo actúas cuándo te toca estar del lado receptor de la corrección? ¿Eres “sabio“?
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: