DE LA DEPRESIÓN A LA ALABANZA 

Una Estrategia Efectiva para Combatir el desánimo y el desaliento 

Hace muchos años un abogado sufrió una depresión tan profunda que sus amigos pensaron que era mejor mantener todo cuchillo y navaja lejos de él. Él se preguntaba cual era el propósito de su vida y si valía la pena seguir. Durante ese tiempo, escribió: “Soy el hombre más miserable. No sé si alguna vez podré mejorar y salir de esto y tengo el terrible presentimiento que nunca podré”.
¿Alguna vez te has sentido así? ¿Sin ganas de vivir o seguir? ¿Triste, deprimido, listo para “tirar la toalla”? Así estaba este hombre. ¿Saben quién era? ¡Abraham Lincoln! De algún modo encontró el aliento y las fuerzas que necesitaba para salir de la depresión y llegar a ser el gran líder que Dios lo estaba llamando a ser. 
La depresión es una condición común que a todos nos puede afectar. No es un asunto de si nos va a pasar sino de saber cómo lidiarlo y aprender a salir de él lo más pronto posible.  
Mucha gente cree que la mejor manera de salir de la depresión es simplemente haciendo algo diferente que los distraiga, los entretenga o divierta. Eso tiene cierto valor pero no es la estrategia más efectiva. La respuesta, como siempre, gracias a Dios, está en su Palabra. Él tiene la solución a cada problema y la depresión no es la excepción. El Salmo 77 nos delinea una estrategia efectiva para combatir el desánimo y llevarnos de la depresión a la alabanza.   

 

SÍNTOMAS DE DEPRESIÓN. V. 1-9

Es importante aprender a reconocer las señales. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, éstos pueden incluir:

  • Sentimientos de culpa, inutilidad, indefensión, desesperanza o pesimismo. 
  • Poco interés en las actividades diarias
  • Fatiga y poca energía.  
  • Enojo e irritabilidad. 
  • Dificultad para concentrarse, recordar detalles y tomar decisiones.  
  • Cambios en los patrones de comer o dormir.  

Nótese como el salmista, en su angustia, se la pasa quejándose, sufre de insomnio y rehusa todo consuelo. Ora, pero su oración es un clamor de desesperación, no de fe. Observe en los vs. 6-9 como las dudas asaltan su mente. ¿Alguna vez te has sentido así?

EL RESULTADO DE APLICAR LA ESTRATEGIA. V. 13-15
Enseguida veremos lo que hizo el salmista para salir del pozo de la depresión, pero primero veamos el resultado: En el v.9 estaba dudando de Dios y el 13 está alabando al Señor. ¡De la depresión a la alabanza! ¡Wow! ¿Qué produjo este cambio tan dramático?
LA ESTRATEGIA PARA SALIR DE LA DEPRESIÓN. V. 10-12

¡Aquí tenemos clave!

Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Me acordaré de las obras de JAH; Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras, Y hablaré de tus hechos.

En momentos difíciles recuerda lo que Dios es y lo que ha hecho. Su carácter y sus promesas. 
Nótese los verbos que expresan intencionalidad: Traeré, pues, a la memoria … Me acordaré … Sí, haré yo memoria … Meditaré … Y hablaré … No salimos de la depresión por accidente sino deliberadamente librando la batalla de la fe en la mente.
Por eso es vital la lectura y memorización de versículos y porciones de las Escrituras. ¡Son un poderoso aliado en la batalla contra el desaliento!
CONCLUSIÓN Y DESAFÍO 

¿Estás en depresión y momentos difíciles? Sé intencional en recurrir a la invencible palabra de Dios. Recuerda: no salimos de la depresión por casualidad sino intencionalmente librando la batalla de la fe en la mente, recordando las promesas de Dios y sus hechos en el pasado.
¿No estás desalentado, desanimado ni deprimido? ¡Qué bueno! Aprovecha este momento de bonanza para atesorar en tu mente y tu corazón las promesas de la palabra de Dios, especialmente las que hablan sobre su carácter y sus hechos. Así como la ardilla guarda su comida para el invierno, así el sabio hijo de Dios prepara su corazón para los momentos difíciles que sin duda vendrán. 
¿Estás listo?
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: