EL PRECIO DE PARARSE FIRME

“Asegúrate de que tus pies están en el lugar correcto y luego párate firme.” ~ Abraham Lincoln 

Pararse firme siempre conlleva un precio. La pregunta es: “¿Estamos dispuestos a pagarlo?” A veces el precio es financiero; a veces involucra estatus social; a veces tu orgullo será herido; a veces el precio es sacrificar una relación. Es fácil tomar una posición cuando hay poco riesgo, pero el asunto es muy diferente cuando es mucho lo que está en juego. 
He aquí un ejemplo en el Antiguo Testamento de algunos que estaban dispuestos a pagar un precio alto por su postura: 

img_3846 EL PRECIO DE PARARSE FIRME

Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.
Daniel 3:16-18

Adoptar una postura requiere coraje. Poner tu carrera, tu salud o aún tu vida en riesgo son algunos de los precios a pagar al pararte por lo que sabes que es correcto. Con la libertad que disfrutamos en Panamá, a veces nos es difícil comprender el precio que algunos de nuestros hermanos y hermanas tienen que pagar en otras latitudes cada día. Eso no significa que nosotros jamás seremos desafiados a pagar un precio altísimo aún en con la libertad que gozamos aquí. 
Nótese la frase… “… nuestro Dios a quien servimos puede librarnos … Y si no…” Pararse firme no tiene una garantía de un resultado favorable a corto plazo. El propósito de Dios tiene que verse en el contexto de la eternidad. Hay múltiples ejemplos en las Escrituras y a través de la historia en donde Dios honró el precio que pagaron sus siervos muchos años después que tomaron su decisión. Muchos no vivieron para ver el fruto de su sacrificio. 
Como cristianos y especialmente como líderes tenemos que tener coraje y estar dispuestos a pagar el precio de pararnos firmes. Aquí es donde comienza nuestro legado. ¿Estás enfrentando algún desafío que requiere una definición de tu parte?
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it:

1 opinión en “EL PRECIO DE PARARSE FIRME”

  1. Es muy cierto eso, pero qué difícil es entenderlo , Dios dame fuerzas y sabiduría creo que estoy pasando por un momento como ese amen

Comentarios cerrados.