¡El que pega primero, pega dos veces!

Cuando era niño y queríamos incitar a otros a pelear, les gritábamos: “¡Dale! ¡El que pega primero, pega dos veces!” Con eso dábamos a entender que el que toma la iniciativa tiene la ventaja.

Obviamente, no estoy incitando a nadie a pelear, pero este principio es válido para “pegarle” al año que acaba de comenzar. Si tomas la iniciativa temprano es más probable que alcances tus metas que si lo postergas.

¿Cómo puedes tener un arranque rápido en el 2018 para alcanzar tus metas?

Algunas ideas:

1. FIJA METAS NO RESOLUCIONES. Ponlas por escrito. Para cada meta, escribe las razones por las cuales esa meta es importante para ti. (Cuántas más tengas mejor, porque te ayudarán a mantenerte alentado en los momentos difíciles). Asegúrate de incluir también una fecha de cumplimiento que sea medible. Por ejemplo: en vez de fijar como meta simplemente: “Bajar de peso”, escribe “Bajar 10 lbs para Marzo”. Incluye un plan sencillo de cómo crees que puedes lograr tu meta. No tienes que tener todos los detalles. Comienza definiendo cuál es el primer paso. Eso me lleva al siguiente punto.

2. ¡COMIENZA AHORA! No te engañes creyendo que tienes mucho tiempo. Toma ese primer paso en dirección a tu meta ¡ya! Probablemente tengas dudas y preguntas. ¡No importa! Arranca de todos modos. Tu mayor reto es romper la inercia del “status quo”. “La persona que no toma el primer paso, jamás tomará la segunda.” – Zig Ziglar. Comenzar crea el impulso que necesitas lo cual es mucho más importante que las respuestas que estás esperando. Muchas dudas se irán aclarando en el camino.img_4708-1 ¡El que pega primero, pega dos veces!

3. MANTÉN TUS METAS VISIBLES. “Fuera de vista, fuera de mente”, es una frase aplicable al logro de metas. Si no tienes tus metas visibles pronto se ahogarán en un mar de distracciones y cosas secundarias. Escribe tus metas en un papel y ponlas en un lugar donde constantemente los veas y te recuerden cuales son tus prioridades.

4. COMPARA TU CONDUCTA CON TUS METAS. Cada día, coteja tu comportamiento contra tus metas. Si tu conducta no te acerca a tus objetivos, ajusta tu comportamiento, no tus metas. Si estás desperdiciando mucho tiempo “surfeando” el INTERNET o las redes sociales, ajusta tus acciones, reduciendo o eliminando esos distractores.

Como ves, lograr metas es más que fijar resoluciones y esperar lo mejor en el Año Nuevo. También se requiere planificación, persistencia y enfoque. Y, por supuesto, tomar en cuenta a Dios en tus planes:

“El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos”. Proverbios 16:9

Con esto en mente, ¡dale duro al 2018! Y recuerda: “El que pega primero, pega dos veces!

Did you like this? Share it:

Deja un comentario