El Trabajo más Importante del Líder de un Grupo Pequeño

Tú puedes sacar provecho de los sorprendentes resultados de una investigación exhaustiva sobre grupos pequeños.

Por Jim Egli

[Para descargar este artículo en formato PDF hacer click aquí: PDF]

Un experto religioso queriendo ir más allá de la confusión de los 613 estatutos del Antiguo Testamento, vino a Jesús y le pregunto: “De todos los mandamientos. ¿Cuál es el más importante? Jesús le dio su más conocida respuesta, “Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” El segundo es este: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:28-32).

Como este escriba que vino a Jesús, yo era un confundido experto en grupos pequeños tan solo hace unos años atrás. Yo seguía escuchando consejos de una plétora de autores y oradores de grupos pequeños, cada uno promoviendo diferentes métodos y modelos. Todos ellos eran seguros y convincentes pero sus contradictorias teorías no podían estar todas correctas. Alguien necesitaba aclarar la confusión realizando una seria investigación científica acerca de lo que realmente crea grupos pequeños sanos y en crecimiento. Necesitábamos ver mas allá de los modelos para descubrir los principios claves subyacentes.

Quería llegar al centro de las cosas, quería una respuesta a la pregunta. ¿Cuál es la parte más importante de liderar un grupo pequeño?” Completé un doctorado e hice una investigación estadística exhaustiva involucrado a 3000 líderes de grupos pequeños, en más de 200 iglesias para resolver esa pregunta y la respuesta fue sorprendentemente simple.

La dimensión más importante de liderar a un grupo es su vida de oración, su conexión con Dios como líder.

Lo Que Haces en Secreto

Junto con mi compañero de investigación-Dwight Marable, director de Misiones Internacionales, probé cientos de cosas: haciendo preguntas acerca de las dinámicas de grupo, comportamientos en el Liderazgo y reuniones de grupo. Pero las correlaciones más altas de un grupo sano y en crecimiento se dirigieron a las dimensiones invisibles de las relaciones del líder del grupo con Dios. De los cientos de preguntas que hicimos las respuestas de los líderes a las siguientes preguntas dieron los resultados más cruciales:

  • ¿Qué tan consistentemente tomas tiempo para orar y leer la Biblia?
  • ¿Estás orando diariamente por tus amigos no cristianos para que vengan a conocer a Jesús?
  • ¿Cuantos días de la semana pasada oraste por los miembros de tu pequeño grupo?
  • ¿Oras por tus reuniones de grupo los días antes de la reunión?
  • ¿Cuánto tiempo en promedio pasas diariamente en oración y en la lectura de la Biblia?

Los líderes cuyas respuestas revelaron una fuerte relación con Dios tenían grupos que eran mas sólidos y crecían más rápido. Estos grupos experimentaron un nivel más profundo en el cuidado entre los miembros tenían un sentido de la misión más clara sobre su grupo y generaron más líderes y nuevos grupos.

Sin embargo, la investigación reveló que la diferencia más grande que una vida de oración fuerte hace es en cuanto a la efectividad evangelística del grupo. Una pregunta que hicimos a los líderes de grupo fue cuántas personas habían venido a Cristo a través de la influencia de su grupo o los miembros del grupo en los pasados 9 meses. El contraste entre los líderes con una fuerte vida de oración y vida débil de oración fue sorprendente.

Ochenta y tres por ciento de los líderes con una fuerte vida de oración reportaron que al menos una persona llegó a Jesús a través de la influencia de su grupo, mientras que solo el 19 % de los líderes con una débil vida de oración podría decir lo mismo. No nos sorprendió que los líderes con una creciente relación con Dios tuvieran grupos que estuvieran trayendo más gente a Cristo, pero fue impactante la gran diferencia que esto hace. Los líderes con una fuerte vida de oración tienen grupos que en promedio tienen más de cuatro veces el impacto evangelístico que los grupos dirigidos por líderes con una vida de oración débil.

¿Cómo Se Prepara Usted para Sus Reuniones de Grupos Pequeños?

La sorpresa más grande de nuestra investigación se concentró en cómo Los líderes de grupos pequeños se preparan para sus reuniones. Dos preguntas que hicimos a los líderes fueron: ¿Cuánto tiempo en promedio gasta preparando la lección para la reunión con su grupo? ¿Cuánto tiempo gasta en promedio orando por su reunión de grupo?

Para nuestra sorpresa, la investigación reveló absolutamente cero correlación entre el tiempo gastado preparando la lección y el crecimiento del grupo. En otras palabras, cuando estadísticamente se compara a cientos de lideres tomando dos horas preparando sus lecciones con cientos de lideres tomando sólo cinco minutos preparando su lección, no se encontró diferencia alguna entre esos dos grupos en cuanto a si sus grupos están trayendo más personas a Jesús, agregando nuevos miembros o generado más lideres.

Pero hay correlaciones muy altas cuando se trata de los lideres de grupo orando por sus reuniones.

La mayoría de los lideres reportaron pasar significativamente más tiempo preparando su lección que el estar orando por su reunión. Ellos no se percataron que el tiempo gastado preparando su lección o las preguntas hace poca diferencia, mientras que el tiempo gastado en oración por sus miembros y sus reuniones hace una gran diferencia.

Aparentemente las cosas dependen más en Dios que de usted. O poniéndolo de otra manera, es más importante preparar su corazón que preparar sus notas.

¿Qué hay de usted? ¿Pasa más tiempo preparando su lección o más tiempo orando por otros e invitando a Dios para que se manifieste en su reunión?

Me gustaría retarle a que haga un experimento en las próximas tres reuniones. Tome más tiempo orando por sus miembros y pidiéndole a Dios que trabaje en su reunión más que tomando tiempo preparando su lección o discusión. Creo que de esta forma usted verá una notable diferencia en el resultado de sus reuniones.

Este descubrimiento cambió muchas cosas para mí. Ahora paso mucho más tiempo orando como líder de un grupo pequeño y menos tiempo preparando anticipadamente la lección. Lo que aprendimos también cambió como nuestra iglesia hace el entrenamiento para líderes de grupos pequeños. Gastamos menos tiempo entregando a las personas en cómo prepararse para las reuniones y como dirigir las discusiones y más tiempo enseñándoles como crecer en su relación con el Señor.

¿Por qué la Oración es tan importante?

¿Por qué la vida de oración del líder hace tanta diferencia en la salud y crecimiento de un grupo pequeño? La investigación no nos dice el por qué. Sólo nos dice que existe una correlación muy fuerte. Pero yo no creo que es difícil de entender el porqué. Jesús dio en Juan 15:5: “Yo soy la vid. ustedes son Las ramas: el que permanece en mí como yo en él dará mucho fruto: separados de mí no pueden ustedes hacer nada nada.” (NVI).  Cuando estamos conectados a Jesús su vida fluye a través de nosotros. EL líder que está pasando tiempo con Jesús tiene una fuente de poder secreta, él o ella está recibiendo dirección. La gracia de Cristo, la paz, la compasión y el poder fluyen con más libertad en y a través de su grupo. Quizás también los miembros del grupo se están conectando a Jesús más fuerte y consistentemente.

Básicamente, nuestra investigación estadísticamente comprobó Juan 15:5 ¡Si tú quieres ver la vida de Jesús fluyendo en tu grupo pequeño mantente conectado a Él!
¿Eso es todo?

Nuestra investigación reveló cuatro dimensiones cruciales para la vida y liderazgo de un grupo pequeño los cuales hemos etiquetados con cuatro verbos de acción:

Orar (su vida de oración)

Alcanzar (alcanzar a quienes necesitan a Jesús),

Cuidar (demostrar el amor práctico entre nosotros), y

Dar poder (ministrar y liderar a otros)
Básicamente todo se resume en amar a Dios y amar a otros.

¿Cuál es la parte más importante de liderar a un grupo pequeño? Nuestra investigación reveló que no se trata de sus habilidades, su rasgo de personalidad o el tener un extenso entrenamiento, todo concluye en su relación con Dios y con otros: o, como dijo Jesús alguna vez: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” Y “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Artículo escrito por: Jim Egli, líder de pequeños grupos y el pastor líder de grupos pequeños de la Iglesia Vineyard en Urbana. IL: http://www.smallgroups.com/articles/2010/sgleadersmostimportantjob.html


0 El Trabajo más Importante del Líder de un Grupo Pequeño