¿ESTÁS LIMPIO? 

Como Reemplazar la Mentalidad de Escasez con una de Abundancia

En Panamá usamos la expresión “estar limpio” para describir un estado de escasez económica. No tiene nada que ver con condiciones higiénicas sino con la salud de mis finanzas. Todos entendemos el mensaje de alguien que saca sus bolsillos. En esencia, lo que está diciendo es: “¡No tengo los recursos para enfrentar esta situación!”

img_4354 ¿ESTÁS LIMPIO? 
La buena noticia es que podemos reemplazar ese mensaje con uno más positivo. Para ilustrar cómo, voy a hacer referencia a una historia que sin duda conoces muy bien. De hecho, tu mente se va a apresurar a ir al final. Pero te ruego que no lo hagas, para que puedas disfrutar plenamente de la lección que trae esa increíble historia de fe.

Me refiero a la historia de David y Goliat. Escondida en este conocido y emocionante relato bíblico está la clave de cómo convertir una mentalidad de escasez en una de abundancia.

Cuando David se ofrece para enfrentar al gigante, el rey Saúl le dice: “No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud“. (1Sam. 17:33). Nótese que, hasta cierto punto, lo que el rey dijo era cierto. David no tenía armas ni experiencia en la guerra. Es más, ¡ni siquiera estaba alistado en el ejército! En esencia, lo que le estaba diciendo era que no tenía los recursos necesarios para enfrentar la situación. ¡Eso es lo que se llama mentalidad de escasez!

Hay veces en que nos vamos a sentir así. Enfrentamos una situación mucho más grande de lo que sentimos que podemos manejar y nos sentimos completamente abrumados. Nos sentimos “limpios”, por así decirlo, frente a la condición.

Afortunadamente, a diferencia de Saúl y su ejército, David no estaba infectado con una mentalidad de escasez, sino de fe en el Dios TODOPODEROSO. Su vista no estaba en sus finitos recursos humanos, sino en los recursos infinitos de Dios. Goliat era mucho más grande que él, pero era mucho más pequeño que Dios. Eso es lo que yo llamo la mentalidad de abundancia.

La mentalidad de abundancia

En marcado contraste con la mentalidad de escasez, la mentalidad de abundancia dice: “Yo no tengo los recursos para enfrentar mi situación, ¡pero Dios sí! Con Él tengo TODO lo que necesito”. 

“Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza… y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel”. 1 Samuel 17:45-46

Nótese que al final Dios usó lo que David tenía para resolver el problema llamado Goliat. ¿Qué tenía David? Tenía habilidad con una honda y experiencia previa frente a situaciones difíciles. Él no enfrentó a Goliat confiando en estas cosas, sino confiando en que Dios podía usarlas, para Su gloria.

Por cierto, David no fue el único con esa mentalidad a quien Dios usó de esa manera. Sin duda recordarás la hermosa historia del niño que puso su almuerzo en manos de Jesus para alimentar a una multitud. Sus discípulos lo menospreciaban diciendo “¿Qué es esto para tantos?” (Jn. 6:9). Pero Jesús no estaba limitado por la mentalidad de escasez de sus discípulos.  Honrando la fe del niño, tomó la merienda y con ella alimentó a más de cinco mil personas y sobró. ¡Eso se llama abundancia!

¿Qué hay de ti? ¿Qué estás enfrentando ahora mismo? Quizás sea una situación económica, o un problema en tus relaciones en casa o el trabajo. Quizás tienes algún reto físico o una meta que se ha vuelto difícil de alcanzar. Quizás sientes que no tienes lo que se requiere para salir adelante.

Tú también puedes ser como David y adoptar una mentalidad de abundancia, haciendo dos cosas:

  1. Creyendo que Dios tiene TODO lo que necesitas para enfrentar TU situación (Filp. 4:13) y,
  2. Poniendo a Su disposición los recursos que tienes. (¡No cometas el error de menospreciar lo que tienes!)

¡No te conformes con una mentalidad de escasez! ¡Cámbiate a una de abundancia! Cristo dijo:

…Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Jn. 10:10

¿Cómo te puede ayudar este cambio de mentalidad a enfrentar tu situación?

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: