La 4ta Característica de la Obra que Dios Respalda

¿No quisieras saber qué cuentas con el incuestionable respaldo de Dios en todo lo que haces? ¿Qué diferencia haría en tu vida? ¿Tu ministerio? ¿Tu hogar? ¿Es posible tener esa clase de seguridad? La respuesta es sí. 

En nuestro primer escrito comenzamos este interesante estudio sobre las características de la obra que Dios respalda basado el libro “Sentado, Andando, Firmes” escrito por el pastor y evangelista chino Watchman Nee. Las características o requisitos que hemos visto de toda obra efectiva en el propósito divino son:

  1. Una verdadera revelación del propósito eterno de Dios.   
  2. Ser concebido por Dios. 
  3. Dependencia continuamente solo del poder de Dios.  

En este escrito queremos explorar el cuarto y último: 

“Finalmente, el fin y el objetivo de toda obra que Dios respalda es su gloria. Esto significa que no sacamos nada de ello para nuestro propio provecho. Es un principio divino que cuanto menos gratificación personal sacamos de una obra, mayor es su verdadero valor para Dios. No hay lugar para la gloria del hombre en la obra de Dios. Cierto, hay un gozo profundo y precioso en cualquier servicio que le trae deleite a Dios y que abre las puertas a su mano, pero el fundamento es gozo en su gloria y no en la del hombre. Todo es para ‘para alabanza de la gloria de su gracia‘ Efesios 1:6, 12-14.

“Cuando estas preguntas han sido verdaderamente resueltas entre nosotros y Dios es que Él se compromete a respaldarnos. De hecho, creo que él nos permite decir que él tiene que hacerlo. Nuestra experiencia en China nos ha enseñado esto: que si hay lugar para dudar si nuestra obra es de Dios, entonces hallaremos a Dios reacio a responder la oración en relación a ello. Pero cuando es completamente de él, él lo respaldará de maneras maravillosas. Es entonces que, en completa obediencia a él, podrás usar su nombre, y todo el infierno tendrá que reconocer tu autoridad de hacerlo. Cuando Dios respalda algo, lo demuestra con poder para mostrar que él está en ello y que él es su Autor.” 

El autor concluye el libro con una impactante historia personal de cómo Dios le dio su inquestionable respaldo en una confrontación con un ídolo pagano durante una misión evangelística en una isla al sur de China. El relato es demasiado extenso para publicarlo aquí pero si gusta, puede leerlo haciendo “click” sobre este enlace: El DIOS DE ELÍAS. ¡Le aseguro valdrá la pena! 

¿Al concluir esta serie, permíteme preguntarte: ¿puede Dios respaldar tu vida, tu obra o tu ministerio o lo que sea que estás haciendo para él?
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: