LA AERODINÁMICA DE LAS RELACIONES

¿Cuáles son las actitudes que me ayudan a despegar hacia el éxito?

La aerodinámica es la forma como el aire se mueve alrededor de las cosas y explica como un avión pude volar. Las cuatro fuerzas aerodinámicas fundamentales de vuelo son: peso, sustentación, resistencia e impulso.

 IMG_2993 LA AERODINÁMICA DE LAS RELACIONESPeso: Es producto de la fuerza de gravedad sobre el avión.  

Sustentación: Es la fuerza que contrarresta el peso el avión permitiendo que despegue y se mantenga en el aire. Proviene del tamaño y la forma especial de las alas.  

Resistencia: Es la fuerza que se opone al avance del avión a través del aire.  

Impulso: Es la fuerza que hace que el avión avance. Proviene de los motores del avión sean de hélices o jet.

Es interesante como estas fuerzas se asemejan a las actitudes de las personas que nos rodean:
Primero, hay personas cuya actitud nos sustenta y levanta el ánimo. Son las que animan tu espíritu con una palabra de aliento o un cumplido sincero.  También hay aquellos cuya actitud nos impulsa en la dirección correcta. Con sus palabras y actos nos motivan e inspiran a ser mejor. Te animan a seguir adelante, intentando y empujando. Y no se quedan en palabras, te ayudan a seguir con recursos (dinero, tiempo o energía). ¡Cuando terminas de hablar con ellos sientes que puedes conquistar el mundo!

Desafortunadamente, también hay los otros dos tipos de personas:  Aquellos cuya actitud te frena. Te dicen cosas como: Tú no puedes, no sirves, etc.  Aquellos cuya actitud es como un peso. Viven quejándose de su mala suerte: le regalaron un plato de sopa y sólo tenían un tenedor. Se le murió el canario porque el gato se lo comió y se atragantó. 

A través de su vida, David tuvo que lidiar con estos cuatro tipo de actitudes:

Jonathan, el sustentador: 1Sam. 23:16
Abigail, la impulsadora: 1Sam. 25:26-31
Saúl, la resistencia. 1Sam. 17:33
Joab, el peso. 2 Sam. 3:39

¿Qué podemos aprender de esto? Nuestra vida es como un vuelo. ¿Qué tenemos que hacer para despegar y echar “pa’lante”?
1. Pasar más tiempo con los que nos levantan y animan. David hizo pacto de amistad de Jonatan; y ¡se casó con Abigail! ¿A quienes conoces que te animan e impulsan? ¡Acércate a ellos!  
2. Alejarnos de los que son pesos y te resisten. David huyó de la presencia de Saúl y al final mandó a su hijo Salomón a mantener a raya a Joab. Elimina o reduce al mínimo el tiempo que pasas con personas con actitudes negativas.
3. Sé la clase de persona que otros quieran tener en su equipo. Así cómo quieres que tu avión despegue y se eleve, otros también. ¿Los ayudas a levantar y avanzar? ¿O resistes y eres una carga? Busca maneras de alentar, motivar e inspirar a otros.   

Una aclaración importante: las 4 características mencionadas son actitudes no personas, ni tipos de personalidad. A cualquiera de nosotros le puede suceder que un día es impulsador y al siguiente, una resistencia; con una persona es un levantador, y con otra, un peso. La buena noticia es que nuestra actitud está dentro de nuestra esfera de control. Es decir, tú decides, con la ayuda de Dios, cuál será su disposición al lidiar con otros.  

¿Qué actitud adoptarás hoy para ayudar a mantener en el aire el avión de otros?
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: