¡La Esperanza es el Combustible de la Perseverancia!

Durante la Segunda Guerra Mundial un profesor llamado MacDonald fue puesto en un campo de concentración en Alemania junto a un capellán. Una malla de ciclón separaba a los norteamericanos de los ingleses. MacDonald fue puesto en la barraca de los americanos y el capellán con los ingleses.

A escondidas de los guardias, los norteamericanos tenían un pequeño radio casero que usaban para obtener noticias de afuera. Todos los días, MacDonald compartía un titular o dos con el capellán en un idioma gaélico escocés antiguo indescifrable para los alemanes.

Un día, la radio trajo la noticia de que el alto comando alemán se había rendido y que la guerra había terminado. ¡La barraca de los americanos estalló en celebración! MacDonald llevó la nueva a su amigo y lo vio desaparecer en las barracas. ¡En un instante, en la barraca de los ingleses también se oyó el rugido de la celebración!

La vida en el campo de concentración cambió por completo. Los hombres caminaban cantando y gritando, saludando a los guardias, aún riéndose de los perros. Cuando los guardias alemanes finalmente oyeron la notica tres noches después, huyeron en la oscuridad dejando las puertas abiertas. En la mañana siguiente, los británicos y americanos salieron libres. Pero en verdad su liberación vino tres días antes con la noticia de que la guerra había terminado. ¡Esa palabra de esperanza les dio inspiración y fuerzas renovadas para enfrentar en esos tres días exactamente lo mismo que habían sufrido por meses pero de una manera totalmente distinta! Ese es el poder de una palabra de esperanza.

Si tuviera que resumir en una sola palabra lo que más quisiera transmitirte a través de mis escritos, pienso sería la ésta: ¡ESPERANZA! ¿Por qué? ¡Porque la esperanza es el combustible de la perseverancia!

¿Alguna vez te has hallado en la difícil situación de quedarte con muy poco combustible en un lugar lejos de la próxima estación surtidora? ¿Cómo te sientes? ¿No es verdad que observas nerviosamente la aguja cada segundo preguntándote hasta donde llegarás? Una situación parecida ocurre cuando nuestra esperanza se va desvaneciendo. Cuando se va perdemos todo deseo de seguir esforzándonos. ¿Para qué? En cambio, una sola palabra de esperanza puede ser la diferencia entre “tirar la toalla” y quedarse ahí “hasta que…”

20140320-075420-p.m. ¡La Esperanza es el Combustible de la Perseverancia!

Por eso, he concluido que lo que más importante que puedo ofrecerle no es información sino esperanza. Por supuesto, brindar información veraz y actualizada es valioso, pero sola es insuficiente. Si no crees que puedes aplicarlo a tu caso particular no harás nada con ella.

Sin duda recurrimos a la Biblia como la fuente de luz, verdad, dirección, corrección y edificación. Pero a menudo olvidamos que Dios también nos dio su preciosa palabra como una fuente de esperanzas renovadas:

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. Romanos 15:4

A través de su Palabra Dios quiere darte combustible para perseverar a través de lo que sea que la vida te trae. ¿No quisieras llenar tu tanque hoy?

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: