LA VERDADERA HISTORIA DE AMOR DEL TITANIC

“El matrimonio es exitoso sólo como un compromiso de por vida sin cláusulas de escape” – Dr. James Dobson

Al escuchar Titanic, quizás pensaste en la aclamada película lanzada en 1997, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, que relata un romance en el contexto de la tragedia del fatídico primer viaje del barco que se hundió en las aguas de Atlántico Norte en abril de 1912. Aunque no lo creas, la idílica historia de amor que dramatizaron los protagonistas es completamente ficticia.

Lo que muchos desconocen es que sí hubo un matrimonio que protagonizó una verdadera historia de amor abordo del Titanic.

En el año 2013 tuve el privilegio de visitar el museo del Titanic en Atlanta, que se abrió en el año del centenario de la tragedia. El museo relata muchos aspectos del siniestro incluyendo detalles de la vida de algunos pasajeros. Una historia que me llamó la atención fue la de Isidor e Ida Strauss.

IMG_2880 LA VERDADERA HISTORIA DE AMOR DEL TITANIC
Isidor e Ida eran de origen alemán. Él era un exitoso empresario que, junto a su hermano Nathan, era co-dueño de la cadena de almacenes Macy’s con sede en Nueva York (que aún existe hoy día).

Tenían 40 años de casados y siete hijos. Eran un matrimonio muy comprometido y se escribían cartas todos los días cuando estaban separados.

Regresando a Nueva York de un viaje a Europa, Isidor y su esposa eran pasajeros viajando en primera clase a bordo del Titanic. Una vez claro de que el hundimiento del barco era inevitable luego del choque con el iceberg, Ida rehusó subir a un bote salvavidas sin su esposo. Aunque a él se le ofreció un puesto en el bote para acompañar a su esposa, él lo rechazó mientras hubieran aún mujeres y niños sin bote salvavidas. Ella insistió: “No me separé de mi esposo; como hemos vivido, así moriremos, juntos.” Isidor e Ida fueron vistos por última vez sobre la cubierta tomados del brazo. Testigos describieron la escena como una extraordinaria exhibición de amor y devoción. Ambos murieron el 15 de abril cuando el barco se hundió a las 2:20 AM.

El amor de Isidor e Ida ha sido inmortalizado en un mausoleo en Bronx, Nueva York, con esta hermosa cita de la Biblia:

“Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos”. – Cantar de Cantares 8:7

¿No es hermoso encontrar historias como esta? Pero quizás al evaluar tu matrimonio, suspiras al pensar que ni tú ni tu cónyuge tienen ese nivel de compromiso que tenían Isidoro e Ida. Aún así, tengo una palabra de aliento para usted.

Hay un interesante estudio a nivel nacional en Estados Unidos citado por Enfoque a la Familia. Parejas que, en una escala de 1 a 7, calificaron sus matrimonios con “uno” (muy malo) tuvieron avances increíbles en sólo cinco años. De hecho, 77% de los que lo calificaron de uno lo calificaron de siete después de sólo cinco años. ¿Cuál fue la gran terapia innovadora? ¡Ninguna! Muchas hicieron poco. Simplemente persistieron y las cosas mejoraron. El compromiso de quedarse ahí fue lo que hizo la diferencia.

Si eres casado, te invito a renovar hoy tu determinación a honrar esos votos que hiciste en el altar años atrás. No taches la cláusula “hasta que la muerte nos separe”. Persiste. Más adelante mirarás atrás con gratitud por ello.

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: