Las Cualidades de una Buena Oveja

“No le temo a un ejército de leones dirigido por una oveja; ¡le temo a un ejército de ovejas dirigidas por un león! ” –Alejandro Magno

¡Qué corazón no salta de gozo al leer pasajes hermosos como Juan capítulo 10 que destaca las cualidades de Cristo como el buen pastor! Él conoce a sus ovejas por nombre; va delante ellas guiándolas; da su vida ellas. ¡Con razón el Salmo 23 es el favorito de muchos!

20131211-071815-a.m. Las Cualidades de una Buena Oveja

¡Muy bien por el Buen Pastor! ¿Pero qué hay de las ovejas? ¿Cuales son las cualidades de la buena oveja? De este pasaje en Juan, descubrimos que sólo son dos: aprender a distinguir la voz de su pastor y obedecer.

“Mis ovejas oyen mi voz… y me siguen.” Juan 10:27

1. La buena oveja conoce la voz de su pastor.
Una de las cualidades más impresionantes de estos bovinos es que saben reconocer la voz de su pastor. A veces pastores de diferentes rebaños las juntan para llevarlas a pastar, tomar agua o resguardarlas en un redil. Sin embargo, a la hora de separarlas cada pastor sólo tiene que llamar a sus ovejas. Aunque están con un montón de ovejas de otro pastor, cada oveja puede distinguir correctamente la voz de su pastor.

¿Alguna vez te has preguntado si la voz que estás oyendo en tu cabeza es de Dios, del enemigo o de ti mismo? Yo también. Te confieso que aún después de más 30 años de ser cristiano, no siempre me es fácil distinguir la voz del Buen Pastor. Pero he aprendido –a la brava– algunas cosas sobre cómo distinguir la voz de Dios.

– El Buen Pastor nos habla a través de su Palabra (véase 2Tim. 3:15-17).
Muchas veces la cosas que Dios quiere que hagas ya están claramente explicadas en la Biblia. No requieren revelación, interpretación, ni explicación. Sólo hay que leer. Ahí están.

También te ayuda a discernir lo falso. Una vez le pregunté al cajero de un banco porque ellos aceptaban los billetes de $100 sin pestañear mientras que los comercios dan “tanta lata”. “Porque no lo conocen”, me respondió. Y con cierto aire de seguridad continuó: “iPuedo detectar un billete falso con sólo verlo en tu mano!” Asimismo, es importante familiarizarse con lo que Dios dice en su Palabra. No solo te ayudará a entender qué hacer, sino también a discernir lo falso, pues la voz de Dios nunca va a contradecir la Palabra de Dios.

-El Buen Pastor nos habla a través de su Espíritu (véase Juan 14:26).
Esto funciona muy bien en combinación con la Palabra. Muchas veces él va a traer a tu atención historias o versículos que has leído o memorizado.

-El Buen Pastor nos habla a través de la atmósfera de un culto (véase 1Cor. 14:24-26).
No es sólo la prédica; es TODA la atmósfera del culto. La cordialidad, la alabanza, un canto de adoración que fluye de un corazón agradecido, un testimonio sencillo pero sincero de lo que Dios está haciendo, un mensaje ungido y bien preparado. Todo trabaja para ayudarte a entender lo que Dios quiere decirte.

-¡El Buen Pastor puede hablarnos a través de cualquier método!
En realidad, lo importante no es tanto el método, sino el hecho de que Él quiere hacernos conocer su voluntad. El promete:

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. Salmo 32:8.

Por eso, mucho más importante que usar el método correcto, de nuestra parte se requiere estar en el lugar para escuchar su voz. Eso me lleva al siguiente punto.

2. La buena oveja obedece a la voz de su Pastor.
¿Sabes por qué muchas veces nos cuesta oír la voz del Buen Pastor? ¡Porque muchas veces NO queremos oírla! Simplemente queremos hacer lo que nos da la gana. ¡Y cuando es así Él NO nos va hablar! ¿Para qué?

En resumen, si quieres disfrutar de todas las bendiciones de tener a un Buen Pastor, tienes que ser una buena oveja. Tu máxima prioridad tiene que ser ésta: aprender a discernir la voz de Dios y obedecer.

¿Eres una buena oveja?

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: