MEFI-BOSET: UNA HERMOSA ILUSTRACIÓN DE LA GRACIA DE DIOS

Misericordia es cuando Dios no nos da lo que merecemos.
¡Gracia es cuando Dios nos da lo que no merecemos!

Durante el reciente campamento juvenil que tuvimos con los jóvenes bajo el lema “La Gracia de Dios es Gratis”, usamos la historia de la bondad de David hacia Mefi-boset para ilustrar la misericordia y la gracia de Dios para con nosotros. Esta hermosa historia se encuentra en 2Samuel 9:1-13.

DAVID EXTENDIÓ SU MISERICORDIA A MEFI-BOSET.
Mefi-boset era nieto de Saúl, el rey anterior y enemigo de David. En aquellos días era lo normal que el nuevo rey eliminara a todos los descendientes del rey anterior para que no conspiraran contra él. Además, Saúl le hizo la vida difícil a David cuando lo persiguió. David pudo haber cobrado venganza en Mefi-boset. Si hubiera mandado a matarlo (aunque no estaría bien) todo el mundo lo hubiera entendido; era lo que se esperaba. Por eso, las primeras palabras de David fueron para tranquilizarlo: No temas. David tuvo misericordia de Mefi-boset al salvarle la vida.

De igual manera, Dios ha tenido misericordia de nosotros, no dándonos lo que merecen nuestros pecados, sino perdonándonos y limpiándonos de toda maldad. Tito 3:5

DAVID EXTENDIÓ SU GRACIA A MEFI-BOSET.
Pero David fue mucho más allá que simplemente perdonarlo. Lo convidó a comer a la mesa con los hijos del rey. ¡Le extendió su gracia al tratarlo como si fuera un príncipe! ¡Eso sí que era poco común!

De igual manera, Dios no se contenta con simplemente perdonarnos y limpiarnos de todo pecado, sino que extiende su gracia hacia nosotros, nos adopta en su familia y nos colma de favores. Ef. 1:3-9.

DAVID EXTENDIÓ SU MISERICORDIA Y SU GRACIA A MEFI-BOSET POR AMOR A JONATHAN.
¿Qué hizo Mefi-boset para ganar el favor de David? ¡Nada! David no lo hizo porque él lo merecía. David no lo hizo porque era hermoso, pues estaba lisiado de los pies. David lo hizo por una sola razón: por amor a Jonatán, el padre de Mefi-boset con quien David había hecho un pacto de amistad.

De igual manera, Dios extiende su misericordia y su gracia hacia nosotros, no por nada que nosotros hayamos hecho, ni porque hay hermosura alguna en nosotros, sino por amor a Jesucristo, su hijo. Ef. 2:4-9.

MEFI-BOSET ACEPTÓ LA MISERICORDIA Y LA GRACIA DE DAVID.
¿Qué le hubieras dicho a Mefi-boset si él hubiera rechazado la oferta del rey David? ¿Cómo se hubiera sentido David? ¿Cómo crees que se siente Dios cuando las personas rechazan su maravillosa oferta de gracia y misericordia en Cristo Jesús?

Al final de la clase, le pedí a los jóvenes que, en grupos de a cuatro, hicieran un dibujo en cartulina sobre lo que habían aprendido. El espacio me falta para presentar el buen trabajo de cada uno de los grupos, pero quisiera presentarles por lo menos este:

IMG_2701 MEFI-BOSET: UNA HERMOSA ILUSTRACIÓN DE LA GRACIA DE DIOS
Sobretodo, me bendijo que los jóvenes respondieron a la oferta de gracia de Dios. Uno de ellos, en su evaluación del Campamento, en respuesta a la pregunta, “Aparte del río, ¿qué fue lo que más te gustó del campamento”, contestó: “Que pude entregar mi corazón a Dios”. ¡Ese comentario bendijo mi corazón y sin duda el de Dios también (Lc.15:7)!

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: