Porqué las Resoluciones de Año Nuevo Rara Vez Funcionan

“Sólo un hábito puede dominar otro hábito.”  Og Mandino

Comenzamos el nuevo año y muchas personas tomaron decisiones importantes sobre cambios que quieren lograr. Sin duda, todas estas resoluciones son serias, pero desafortunadamente no pasarán de ser buenas intenciones. ¿Algunas vez te has preguntado por qué los gimnasios están abarrotados en enero y prácticamente vacías en marzo?

No me mal entienda, las resoluciones tienen su valor. De hecho, la decisión de cambiar es siempre el primer paso correcto en la senda del cambio. Pero no podemos quedarnos ahí. El éxito no viene con la decisión sino en su administración día tras día. Aquí es donde muchas veces caemos en los patrones anteriores a causa de la fuerza del hábito. La clave del éxito está en reemplazar hábitos destructivos con hábitos que conducen al triunfo.

Crear un hábito significa hacerlo consistentemente hasta que empiezas a hacerlo instintivamente. Si en el proceso de formación del nuevo hábito dejas de practicarlo automáticamente refuerzas lo viejo. (¿Alguna vez has justificado una excepción diciendo: “¡Una vez al año no hace daño!”?).

Cambiar requiere energía. No sólo se necesita energía para tomar la decisión de cambiar sino también para mantenernos motivados por suficiente tiempo para formar un nuevo hábito. Los hábitos, una vez formados, requieren poca energía. Pero romper hábitos malos y reemplazarlos con hábitos mejores requiere energía, mucha energía.

20140112-090636-a.m. Porqué las Resoluciones de Año Nuevo Rara Vez Funcionan¿Sabías que un transbordador espacial gasta más combustible en el despegue que en todo el resto del viaje de ida y vuelta hacia la luna? Esto es porque escapar de la fuerza de gravedad requiere una enorme cantidad de energía. Pero una vez libre, puede avanzar a velocidades increíbles con muy poco impulso. Lo mismo sucede con los hábitos.

Escapar de los hábitos y paradigmas del pasado para alcanzar nuevos límites de excelencia, requiere esfuerzo, determinación y estar dispuesto a sacrificar lo bueno para obtener lo mejor. ¿Dónde puedes encontrar esa energía extra?

Una de las maneras más efectivas es a través del apoyo de otras personas.

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. Eclesiastés 4:9-10

¡Qué bueno es tener a una persona a tu lado que te anima a levantarte y seguir cuando tropiezas!

Una forma poderosa de capitalizar esa ayuda es buscando el apoyo de un Coach. El proceso de Coaching funciona porque ofrece un sistema de apoyo que añade la energía y motivación adicional que requiere el proceso de cambio.

Al ejercer las funciones de apoyo, aliento y rendición de cuentas, el coach se vuelve un poderoso aliando para ayudarte a romper la fuerza de gravedad de patrones anteriores y elevarte a nuevos niveles de desempeño y excelencia.

Las resoluciones de año nuevo rara vez funcionan porque a menudo carecen de un sistema de apoyo que les ayude a romper los hábitos viejos y establecer los hábitos nuevos que hacen posible el éxito. Un Coach puede suplir ese déficit.

Sin duda tienes grandes planes para este año. ¡No dejes que se queden en buenas intenciones! ¡Llámame! Como Coach me gustaría ayudarte alcanzar tus metas para el 2015.

Puedes obtener más información sobre el proceso del Coaching y lo que puede hacer por ti visitando este enlace: ¿Qué es Coaching?

¡Feliz año y Bendiciones!

Did you like this? Share it: