¿Qué es eso que tienes en tu mano?

En Éxodo 4:2 Dios le hizo a Moisés esta extraña pregunta. ¡Obviamente, un Dios omnisciente no hace preguntas para obtener información! Cuando Él le hizo esa interrogante estaba llevando a Moisés (¡y a nosotros!) a darse cuenta de algo.  
“Y él respondió: Una vara.” ¿Qué simbolizaba esa vara para Moises en ese momento? 

  1. Su identidad; lo que él era: un pastor de ovejas.
  2. Sus activos; lo que él poseía: ovejas.
  3. Su influencia; lo que él podía hacer: pastorear ovejas, ya sea empujándolos o jalándolos.

Recuerda que Moisés venía de un trasfondo de ser un poderoso príncipe en Egipto, posible heredero del trono. Ahora era un “simple” pastor de ovejas, una de las profesiones más despreciadas por los egipcios. En esencia, esa vara simbolizaba todo lo que Moisés era ahora, lo que tenía y lo que podía hacer.  
“El le dijo: Echala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella.” Éxodos 4:3

img_3856 ¿Qué es eso que tienes en tu mano?
Él pensaba era una “simple” vara, pero Dios le dijo suéltalo; ponlo en mis manos, ¡y yo haré que cobre vida! Lo usaré para liberar a toda una nación y traer Gloria a mi nombre. 
Es interesante que después que Moisés aceptó el reto de ser el instrumento humano de la liberación del pueblo de Dios, de ahí en adelante la vara fue descrita como la vara de Dios (Ex. 4:17, 20). 

  • Con esa vara hizo los milagros delante de Faraón (Ex. 7:20, 9:23, 10:13).
  • Con esa vara partió el Mar Rojo (Ex. 14:16).
  • Con esa vara sacó agua de la roca (Ex. 17:5-6).
  • Con esa vara ganó la batalla contra Amalec (Ex. 17:9-15).

Por cierto, Moisés no fue el único en la Biblia que Dios usó de esta manera. Una viuda soltó su último bocado, y Dios lo usó para sustentarla a ella, su hijo, y al profeta Elías, por muchos días en medio de una terrible escasez. Un niño soltó su merienda en las manos de Jesús y ¡Dios lo usó para bendecir a más de 5000 personas!
¿Y tú? ¿Qué tienes en tu mano? ¿Talento?¿Habilidades? ¿Dones? ¿Educación ¿Dinero? ¿Oportunidades? ¿Recursos materiales? ¿Influencia? Es diferente para cada persona. Para Moisés fue una vara; para la viuda, su último bocado; para el niño, su almuerzo. Para mí es una cosa y para ti, otra. Lo importante son dos cosas: 1) Que te des cuenta de lo que tienes y 2) Que lo sueltes en las manos de Dios.
Quizás, en realidad, la pregunta no es tanto, “¿Qué tienes en tu mano?”, sino “¿Qué vas a hacer lo que tienes en tu mano?” Puedes aferrarte a él y usarlo de manera egoísta o puedes ponerlo en las manos de Dios para que cobre vida y sea un instrumento útil a Dios. ¡La decisión es tuya! ¿Qué harás con lo que tienes en tu mano?
¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: