¡Tiró a su padre por la ventana pero lo que pasó después fue increíble…!

En este mes de Junio se celebra el día del padre y quisiera dedicar los escritos de este mes al tema. 
Aquí va tal primero. 
¡Disfruten!
¡Bendiciones!

Después de la práctica de fútbol americano, Denny estaba adolorido desde la cabeza hasta los pies. Lentamente subió las escaleras manchadas de graffiti del vetusto edificio de apartamentos donde vivía.
De repente, un escalofriante grito de su madre perforó en aire frío. Era un sonido que había escuchado muchas veces antes. Aún as, un nudo enfermizo se formó en su estómago. Por muchos años había intentado sin éxito calmar las rabietas de borrachera, ira y abuso por parte de su padre. Hoy sería diferente. 
Algo se quebró dentro de él. Con la adrenalina bombeando, Denny entró en el apartamento como un torbellino y separó bruscamente a su padre de su madre. Endurecido por los años de entrenamiento de fútbol, rápidamente le martilló dos puñetazos en la cara. Luego, impulsado por años de recuerdos amargos, lo levantó en peso y lo arrojó por la ventana del apartamento que quedaba en el segundo piso.  
Sorprendentemente, su padre sólo sufrió heridas menores. Pero los recuerdos de lo que hizo persiguieron a Denny causándole estragos en todas sus relaciones a causa de su mal carácter. El alcoholismo que él juró jamás destruiría su vida como la de su padre, lentamente estaba acabando con la suya también. Denny poco sospechaba que si tenía alguna posibilidad de una vida digna, sería aprendiendo a honrar a su padre. 
Milagrosamente, Denny descubrió la libertad que viene de honrar a su padre. Después de seis años, finalmente accedió a ir a la iglesia con un viejo amigo compañero de equipo y llegó a poner su fe en Jesucristo. Pronto conoció y se casó con una maravillosa viuda cristiana. Alentado por su esposa y varios amigos cristianos, Denny hizo tres llamadas a su padre en el transcurso de siete años. Cada llamada comenzaba con la frase, “Papá te amo…” , sólo para ser abruptamente cortado en el otro extremo con un rápido “clic”. Finalmente, en el cuarto intento, Denny fue capaz de convencer a su padre que lo escuchara. En esos momentos le explico cuánto su vida había cambiado y como ahora él podía perdonar y honrar a su padre porque Dios lo había perdonado.
Pasaron varios meses. Un día su madre lo llamó a la oficina con la terrible noticia de que su papá estaba cerca de la muerte. Antes de que pudiera ir al aeropuerto, su mamá llamó nuevamente para reportar que su papá había desaparecido. Su papá se había internado en una clínica de rehabilitación para alcohólicos a fin de poder hablar con Denny sobre cosas espirituales antes de morir, estando sobrio.
En efecto, Denny tuvo el privilegio de ver a su padre otra vez y también tuvo el increíble placer de guiarlo al Señor. Pocos meses después, su papá murió. Denny espera con gran anticipación verlo otra vez, ansioso de continuar la relación. 
Luego de encontrar la libertad al honrar a su padre, Denny camina por la vida libre de las cadenas de odio que antes lo paralizaban. Al honrar a su padre, aún cuando no lo merecía, se liberó y logró llevar a su padre a Cristo.  
Para Denny, como a muchos otros, el don de honrar es el don de la vida.

Did you like this? Share it: