Un Ejemplo Inspirador de Determinación frente al Fracaso

“Recuerda: El éxito y el fracaso no son opuestos, son vecinos separados por una línea delgada … una sola decisión … ¡la decisión de no rendirse!” – John M. Rowley

En mi artículo anterior, vimos la importancia de perseverar ante el fracaso. La siguiente es una de mis historia favoritas de persistencia.

Ciudad de Méjico. Olimpiadas 1968. 20 de Octubre. 7pm. Unos cuantos miles de espectadores permanecen aún en el Estadio Olímpico, viendo a los últimos competidores de la maratón. Mamo Wolde, de Etiopía, había cruzado la meta una hora antes alzándose con la medalla de oro.

Pensando que todo había terminado, repentinamente, se oyen las sirenas de la policía que escoltaba al último corredor. Todas las miradas se enfocaron en la entrada. Una figura solitaria con el número 36 ingresaba al estadio. Era John Stephen Akhwari de Tanzanía. Tenía la pierna derecha vendada y estaba cojeando. En el km 19 se había caído y lastimado seriamente la rodilla y el tobillo. A pesar de ello, continuó determinado a completar los 42 km de la maratón.

20131126-090412-a.m. Un Ejemplo Inspirador de Determinación frente al Fracaso

Los espectadores se levantaron a aplaudir su marcha alrededor de los últimos 400 m de la pista. Una mueca de dolor surcaba su rostro con cada paso. Después de cruza la meta, Akhwari se retiró lentamente. Un reportero le hizo la pregunta que estaba en la mente de todos: “¿Porqué continuaste la carrera aunque estabas tan mal herido y sin posibilidad de ganar una medalla?”. El respondió simplemente, “Mi país no me envió 5000 millas para comenzar la carrera. ¡Me enviaron 5000 millas para terminar la carrera!”

Hoy día, a sus 75 años, John Stephen Akhwari es un héroe en su país y una fuente de inspiración a miles de jóvenes que entrenan en la fundación atlética que lleva su nombre.

Puede ver un video de esta inspiradora historia aquí.

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús….” Hebreos 12:1-2

¿Qué desafío estás enfrentando que requiere tu determinación y persistencia?

¡Bendiciones!

Did you like this? Share it: