¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia (parte 2)

“Su más grande peligro es permitir que las cosas urgentes desplacen a las importantes”. Charles E. Hummel, La Tiranía de lo Urgente.

20130926-062705-p.m. ¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia  (parte 2)

En mi artículo anterior vimos que el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), define algo IMPORTANTE como lo que es muy conveniente, o de mucha valor o consecuencia.

Permíteme hacerte una pregunta: ¿Qué cosa(s), si las hicieras bien consistentemente, serían muy conveniente, de mucho valor y traería consecuencias positivas para tu vida? Tome un minuto para pensarlo. Anota tus respuestas. Tenlas a mano porque enseguida regresamos a ellas.

Ahora, quiero referirme la matriz de IMPORTANCIA vs URGENCIA, que nos fuera brillantemente explicado por el Dr. Stephen Covey en su libro “Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva“.

20130926-062705-p.m. ¿URGENTE O IMPORTANTE? Por qué es crucial entender la diferencia  (parte 2)

Examinemos los cuadrantes.
C1: Importante y urgente. ¡Las cosas importantes que requieren atención inmediata generalmente las llamamos CRISIS! Son asuntos críticos que necesitan ser lidiadas enseguida. Por ejemplo: un incendio, un ataque al corazón, un matrimonio al borde del divorcio o un vehículo que se quedó sin combustible.

C2: Importante pero no urgente. Estas tareas son importantes, a veces extremadamente importantes, pero no demandan acción inmediata. Su enorme valor estriba en que si se actúa sobre ellos se evita que las cosas se conviertan en crisis. Por eso lo llamamos el cuadrante de la PREVENCIÓN. Visitas médicas de rutinas, cultivar tiempo de calidad con seres queridos y mantenimiento preventivo, son ejemplos de actividades propias de este cuadrante.

C3: No importante pero urgente: Este es el cuadrante del ENGAÑO. Su decepción consiste en que su urgencia proyecta la ilusión de ser importante cuando en realidad no es más que una perdida de tiempo. Distracciones como llamadas telefónicas, correos electrónicos, muchas reuniones y visitas inesperadas (para chismear o hablar trivialidades) son ejemplos típicos.

C4: Ni importante ni urgente: Es el cuadrante del DESPERDICIO. ¿Por qué las hacemos si no son ni importantes ni urgentes? Porque son agradables. ¡Placenteras pero inútiles!Muchos programas de televisión, explorar el INTERNET, innumerables formas de entretenimiento, “chats” y conversaciones triviales corresponden a este cuadrante.

Ahora saca tus respuestas. ¿En qué cuadrante caen? Sin duda en el Cuadrante 2 (C2). ¿Por qué? Volvamos a la pregunta: ¿Qué cosa(s), si las hicieras bien consistentemente, serían muy conveniente, de mucho valor y traería consecuencias positivas para tu vida? Por definición estás diciendo que son importantes. ¿Pero, por qué no lo estás haciendo? Porque aunque son importantes, no sientes la presión o urgencia de hacerlos. Importante pero no urgente = Cuadrante 2.

Ejemplos:

  • ¿Pusiste pasar tiempo de calidad con tus seres queridos? ¿Importante? ¡Claro! ¿Urgente? Si es urgente, puede ser porque ha sido descuidado por tanto tiempo que se ha vuelto una CRISIS (C1).
  • ¿Qué hay de cultivar tu salud saliendo regularmente a caminar, trotar, o hacer alguna forma de ejercicios? ¿Importante? ¡Por supuesto! ¿Urgente? ¡Tú sabes la respuesta! C2.
  • ¿Qué tal tomar tiempo para renovar fuerzas físicas, emocionales, espirituales (ver Isaías 40:29-31) a través del descanso, meditación y recreación (piense en ello como re-creación). ¿Importante? Sin duda. ¿Urgente? No. C2. De hecho, muchas personas están constantemente agotados porque viven en el C1, vapuleados de crisis en crisis.
  • Lectura sana y crecimiento personal. ¿Es importante? ¡Vital! ¿Urgente? No. C2.
  • Mantenimiento preventivo: C2.
  • Planificación estratégica y evaluación de oportunidades: C2.

Eso nos lleva a una observación interesante: todas las cosas del C2 requieren diligencia. No ocurren automáticamente. No te van a exigir. No van a suplicar tu atención. Tú tienes que actuar sobre ellos. Eso es lo que significa tomar la iniciativa; ser proactivo. Por eso, refiriéndose al crecimiento personal, el apóstol Pedro dice:

“Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio… Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto…” (2 Pedro 1:5-8)

Ahora, ¿de dónde va a salir el tiempo para ser proactivo en el C2? De los cuadrantes 3 y 4. Sencillamente diciéndole NO a lo que no es importante, aunque venga disfrazado de urgente. Aquí volvemos al principio subyacente este mensaje: nunca sacrifiques lo importante por lo urgente. Por eso es crucial aprender a distinguir el uno del otro.

¿Ahora cómo puedo lograr eso? Definiendo claramente tus prioridades y diciéndole ¡No¡ con firmeza a todo lo demás aunque demande atención a gritos. No es fácil, pero en mi próximo artículo exploraremos como lograr esto en la práctica.

Did you like this? Share it: